Nadal cita a Federer en épica Semifinal de Wimbledon.

post

Español y estadounidense batallaron sobre la hierba de la Court 1 para pasar de ronda y medirse contra el suizo.

Es imposible contenerle, el jamás se rinde. Rafael Nadal avanzó el miércoles a la Semifinal de Wimbledon tras vencer por 7-5, 6-2 y 6-2 al estadounidense Sam Querrey en un duelo eléctrico. El español regresa a la penúltima ronda firmada en la pasada edición, extiende su trabajada adaptación sobre el césped y remarca su condición de gran candidato en el All England Club, donde persigue una tercera copa dorada que incluir en su vitrina.

El mallorquín disputará una Semifinal de ensueño ante el suizo Roger Federer. Ambos se encontrarán en la hierba de Londres once años después, sumando un esperado capítulo a la inolvidable Final librada en la edición de 2008. Un choque para los anales de la historia, considerado por muchos uno de los mejores partidos de tenis de todos los tiempos.

Para alcanzar esa cita, Rafa sumó ante Querrey su enésimo ejercicio de tesón sobre el pasto.

El partido fue recibido por la intensidad de Nadal, un jugador hirviente desde el principio del torneo. Ante Querrey, uno de los pegadores más formidables sobre hierba, el saludo inicial fue parecido a los anteriores. Ninguna tregua en los primeros minutos. Como en sus cuatro partidos previos, y marcando un dominio total de los momentos, Rafa apenas necesitó dos turnos al resto para asestar la primera rotura (2-1). Un manotazo de entrada sobre el juego de su adversario. En una superficie como la hierba, un buen balón de oxígeno.

En el torneo de las costumbres Nadal se aferró a las más mostradas en Londres: una mentalidad constante y la seguridad al poner la pelota en juego. El español ganó sus 14 primeros puntos con el servicio. Esa fue la carta de presentación más clara. Si Querrey suponía un reto de pegada, un obstáculo de tenis vertiginoso, Rafa afrontó el partido dispuesto a aceptar el desafío.

Que Querrey no era un invitado también quedó bastante claro. Imponente con sus golpes de derecha, un misil en el impacto estático, el estadounidense también mostró la suavidad de sus manos. Si Nadal buscó incomodar su gran planta (1.98m) con el revés cortado, Sam respondió con un tacto agudo desde la dejada y la volea. Golpes clásicos sobre el pasto que fueron dibujando una batalla sin tregua.

El partido tenía espinas y no tardaron en aparecer. Tras acumular ocho mangas sin encarar una pelota de rotura, Nadal estuvo a un punto de distancia de perder el servicio ante Querrey. El español evitó el 4-4 con tiros decididos y se lanzó con la mano abierta a la conquista del primer set. Allí, sin embargo, esperó el americano para sobrevivir al vía crucis. Sam levantó tres pelotas de set con su servicio y una cuarta al resto, arrastrando al español hasta un 5-5 que parecía improbable.

Como retener a Nadal equivale a consumir un incendio abanicando, el mallorquín respondió de inmediato. Rafa estuvo tres veces a un tiro de tocar el tiebreak, una ruleta rusa ante un rival como el americano, y su respuesta fue formidable. Tres servicios colosales, dos de ellos directos al besar la cal, para hacerse con el control de la primera manga. Un parcial en la que resistió con todo, tragando hasta 14 aces de su rival antes de apretar la mano.

Si estudiar la tarde posterior a un examen es raro, Nadal apareció con varios manuales encima. Tras una manga de infarto, de esas que pueden aplanar a cualquiera, allí emergió la figura del español. Siempre dispuesto a continuar el trabajo. Rafa arrebató el servicio a Querrey en las faldas del set (2-1), cuando la toalla recién se apartaba del rostro del americano. El dos veces campeón se hizo fuerte en uno de sus grandes sellos, la intensidad permanente sin importar el sufrimiento vivido.

El ejemplo fue bien claro porque la segunda manga pudo tomar un rumbo muy distinto. En una de sus especialidades más perfeccionadas, Nadal convirtió una situación crítica en su trampolín más inmenso. El español levantó un 15-40 en el sexto juego del set, toda una amenaza ante un pegador como Sam, y volteó por completo la dinámica del partido. El impacto psicológico fue de tal dimensión que se pasó del día a la noche: un muy posible 3-3 se convirtió en un definitivo 6-2, con el español lanzado a la conquista del encuentro.

En un choque que era un cuerpo a cuerpo, los puñetazos de Querrey se fueron consumiendo. Ante un rival pletórico, siempre generoso en el derroche del esfuerzo, el americano apenas pudo conectar tres servicios directos en toda la segunda manga. Una cifra baja sobre césped e insuficiente para suponer un obstáculo. Era el mérito de Nadal, capaz de desfigurar la mejor propuesta de cualquier adversario.

El tercer set fue el desenlace porque el español no conoce el relax. Sobre un amplio colchón y con la caída del sol ya entre manos, Rafa mantuvo la velocidad de pies como un galgo. El dos veces campeón mordió el primer turno de servicio de Querrey y mantuvo como constante un imposible: hacer competir al americano siempre por debajo. Una misión de altura ante un rival que es un tren en marcha, algo incontenible sobre el pasto.

Con una derecha que dominó a su antojo, zarandeando a Querrey en un fondo de pista ya desgastado, Nadal puso rumbo decidido hacia la Semifinal. Una ronda que pondrá definitivamente a prueba su altura como candidato. Si Rafa está preparado para reconquistar Londres, ya se ha plantado a las puertas de demostrarlo.

La victoria permite a Nadal ser el primer jugador clasificado para las ATP Finals, a celebrar del 10 al 17 de noviembre bajo la cubierta del O2 en Londres.

Un Nadal imperial vuelve a Cuartos de Final en Wimbledon.

post

El mallorquín desborda a Sousa sobre la hierba de la Centre Court.

Las ideas claras sobre hierba son un buen presagio. Rafael Nadal se clasificó el lunes para los Cuartos de Final de Wimbledon tras batir por 6-2, 6-2 y 6-2 al portugués Joao Sousa en una hora y 47 minutos de encuentro. La convicción del jugador español, intacta sobre la hierba del All England Club, lo ha impulsado con fuerza hasta colocarse entre los últimos ocho candidatos. Las rondas decisivas del Grand Slam se acercan en Londres, y el mallorquín aparece dispuesto a continuar con su camino.

El dos veces campeón intentará regresar a la penúltima ronda alcanzada durante la pasada edición. Su próximo reto será el semifinalista de 2017 Sam Querrey, un jugador bien curtido en el césped de Londres.

Sobre una superficie que pone a prueba la capacidad de reacción, porque sorprende con el vuelo bajo de la pelota, Nadal ha mostrado lo afilado de sus reflejos. En sus cuatro primeros partidos de Londres, marcando una buena tendencia, el español ha necesitado como mucho dos turnos al resto para romper el saque de su adversario.

El portugués Sousa palpó en esta ocasión la capacidad de aceleración del balear, que volvió a salir en tromba a la Centre Court de Wimbledon. Nadal marcó con convicción la dirección de sus golpes y colocó dos roturas en las faldas del encuentro (3-0), un golpe serio antes de subir las pulsaciones.

La seguridad al servicio siguió siendo la firma del mallorquín en Londres, donde está marcando un ritmo de juego vertiginoso ante cualquier adversario. Un 85% de tino con el primer saque fue el sostén más claro del arranque. Nadal supo mantener a raya cualquier intento de reacción de Sousa, desesperado por momentos e incapaz de generar una sola pelota de rotura en todo el parcial.

El tesón es una clave fundamental en el formato a cinco mangas y esa misión la cumplió Rafa al milímetro. Lejos de romper su concentración el español asestó otro golpe clave, colocando una nueva montaña en la apertura del segundo set (2-0). Para Sousa, vacío de soluciones ante el Top 5 en partidos de Grand Slam (0-8), la dificultad del reto comenzaba a ser inmensa.

Al encarar el partido con una variedad fabulosa, Nadal siguió complicando la situación sobre la hierba. El español empleó con maestría su revés cortado, un golpe fundamental para aplacar los fogonazos de un Sousa decidido a acelerar el ritmo. Las pelotas flotantes de Rafa desordenaron las ideas del portugués, consumido en un laberinto táctico. En esas, la segunda rotura del parcial no tardó en llegar (5-2), llevando el partido a un punto de difícil retorno.

Las dos primeras mangas le exigieron poco más de una hora al español, adherido al ritmo de crucero que ha mostrado desde el inicio del torneo. Si la velocidad de piernas es un reflejo del estado físico, Nadal gozó de un motor solvente en todo momento.

Por si la situación no era definitiva el tiro de gracia fue absoluto. El español comenzó el tercer set repleto de oxígeno y el ejemplo generó la ovación del graderío. Rafa ganó el gran punto del encuentro, dominando un intercambio de casi 20 golpes que culminó con un delicado revés a una mano. Un tiro en mitad de pista que dejó a Sousa clavado y a Nadal por los aires con el puño bien cerrado. La fortaleza de su backhand quedó probado para convertir la rotura (2-1), lanzando un misil cruzado que fulminó la cal del pasillo.

La victoria fue un destino natural para el orden de Nadal, impasible a la ventaja del marcador hasta completar su objetivo. Así, Nadal alcanza por 7ª vez los Cuartos de Final de Wimbledon – ocupando la 10ª posición histórica de apariciones en esta ronda en Londres junto a Andre Agassi, Stefan Edberg, Goran Ivanisevic e Ivan Lendl.