post

Richard ‘Capataz’ del Giro de Italia.

Carapaz se convierte en el primer ecuatoriano de la historia que gana una gran vuelta.

Richard Carapaz se convirtió en el nuevo rey del ciclismo mundial al conquistar el Giro Italia 2019. El ciclista del Movistar Team hizo historia en la carrera rosa al convertirse en el primer corredor de su país en lograr este prestigioso logro que le sitúa entre los más grandes de este deporte. Hizo buena su ventaja en la contrarreloj final de Verona, que ganó Chad Haga, y subió a lo más alto del podio. Landa se quedó a tan sólo 8″ del podio final.

El gregario que terminó reinando. No es la primera vez que ocurre en este deporte. La última vez ocurrió en un Tour de Francia, cuando Geraint Thomas acudió dispuesto a trabajar para Chris Froome y acabó demostrando estar más fuerte que su líder para terminar ganando en París. Ahora, en Italia, la historia se repite. Esta vez en el Movistar Team, que llegaba a esta edición de la ‘corsa rosa’ con Mikel Landa como jefe de filas y Carapaz como escudero más fiable. Pero el ecuatoriano pronto demostró tener mejores piernas, tanto en montaña como en contrarreloj.

Porque fueron las pruebas contra el crono las que tumbaron las opciones del vasco y mantuvieron las del ecuatoriano afincado en Pamplona. Empezó cediendo 47″ con Roglic en la jornada inagural (Landa, 1’07”), pero pronto empezó a recortar diferencias. Ganó la cuarta etapa con final en Frascati, dando muestras incluso de su punta de velocidad, mientras su líder seguía perdiendo tiempo. En San Marino volvieron a retroceder con un inmenso Roglic que lograba su segunda victoria. Hasta 1’55” perdió Carapaz ese día, ocupando el puesto 20 en la general, a casi tres minutos y medio de Roglic, el tiempo que le debía recortar en la montaña, más el colchón antes de la crono final.

En Lago Serrú empezó su remontada demostrando que Roglic era totalmente vulnerable. El esloveno nunca tuvo equipo en las etapas más duras y lo pagó caro. Se soldó a la rueda de un Nibali desquiciado, pero fue inútil. Los Movistar Team eran muy superiores, no tuvieron rival en las alturas. Así lo volvieron a demostrar en Courmayeur, donde la ‘Locomotora de Carchi’ daba una nueva exhibición ganando su segunda etapa y colocándose, por primera vez en la historia de Ecuador, como líder de la general, con apenas 7 segundos sobre Roglic, que en Como demostró que no sería el rival para el triunfo final sino Nibali.

En la llamada etapa reina de Ponte di Legno, previo paso por el Mortirolo pero sin el nevado Gavia, Carapaz seguía afianzando su liderato. Cada vez que la carretera iba para arriba lograba sacar tiempo a todos sus rivales, ayudado siempre por un Landa muy profesional que nunca puso pegas a su inesperado rol. El vasco quiso llevarse el premio de una etapa en la penúltima jornada, en Monte Avena, pero un impresionante Pello Bilbao, ganador de dos etapas en este Giro, le arrebató la gloria en el último metro. Se metió en el podio, pero en la crono Roglic le apartó del cajón, algo que no borró su gran participación en la carrera, dando espectáculo en todo momento, ayudando a Carapaz, secando a los rivales y atacando cuando la ocasión lo permitía. Una vez más, las pruebas contra el crono se mostraron como su talón de Aquiles para ganar una gran vuelta, porque como escalador, cuando está bien, no parece tener rival.

Así terminaba un Giro que fue descafeinado durante la primera semana y media. Menos montaña de la esperada y menos batalla en las alturas, con un líder que fue tan superior que nadie pudo discutir su trono. A sus 26 años, recién cumplidos durante la carrera, Carapaz devuelve al Movistar Team a lo más alto del ciclismo mundial. No ganaba una gran vuelta desde que lo hiciera Nairo Quintana en la Vuelta España 2016, pero nuevamente demostró su gran ojo a la hora de fichar a grandes promesas de países sudamericanos. Además, en esta edición consiguió aunar opiniones sobre su valiente estrategia, algo que echa de menos un sector del aficionado que siempre le cuestionaba su exceso de conservadurismo. Con esta victoria se busca un ‘bendito problema’ que es el de contar con líder de equipo que se añade a los Valverde, Quintana y Landa.

El equipo telefónico se llevó la clasificación por equipos que tanto compite siempre, Pascal Ackerman, con dos triunfos, se llevó la clasificación por puntos, Ciccone, ganador de una etapa, el gran merecedor de la montaña y el colombiano Miguel Ángel López, el mejor joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *