post

Real Madrid 3-0 Leganes: El Real Madrid ahoga sus penas en la Copa.

Los blancos encarrilan la clasificación con goles de Ramos, Lucas y un notable Vinicius. Debutó Brahim.

El Real Madrid encarrila la eliminatoria de Copa ante el Leganés después de vencer en el Santiago Bernabéu en el partido de ida (3-0). Los blancos sufrieron en la primera parte, como acostumbran, pero el gol 100 de Ramos al borde del descanso y otros dos más de Lucas y Vinicius (de primorosa volea) en la segunda sirvieron para ahogar parte de sus penas en este año 2019. Vinicius volvió a ser de lo más destacable en un equipo que fue de menos a más en un día donde Isco siguió sin tener su espacio. Ni con seis lesionados para unos Octavos de Final de Copa del Rey.

La primera parte en el Santiago Bernabéu fue más propia de un partido de Liga que de uno de Champions. O lo que es lo mismo, con un Real Madrid fatigoso, impreciso, desencantado y plano frente a un rival que minuto a minuto se iba creciendo conforme comprobaba que no lo hacían los locales. La historia mil veces vista esta temporada. Y que pudo haber acabado como las de la Real, Levante, Barcelona, Eibar, etcétera. Porque el Leganés tuvo sus ocasiones claras para haberse adelantado en el marcador en la figura del debutante Braithwaite. Primero con un mano a mano que mandó lamiendo el poste por fuera, y después con un testarazo al saque de un córner que obligó a Keylor a un despeje todo reflejos que levantó al desangelado público del Bernabéu.

El quid con respecto a otros partidos fue que, mientras el Leganés no lo hacía, esta vez el Real Madrid sí tuvo el gol de cara. Y un penalti. No hizo falta VAR para que Gil Manzano decretase la pena máxima al borde del descanso en una caída de Odriozola. No fue ni tan aparatosa ni tan clara como la de Vinicius el Domingo, pero sí que habían sido varias internadas ya en el área pepinera cortadas al límite de la pena máxima. Sergio Ramos transformó desde los once metros para convertir el gol 100 en su carrera. Una cifra extraordinaria. Un gol balsámico para el devenir del Real Madrid.

Y es que el 1-0 al borde del descanso desanimó al Leganés, que seguramente se marchase a la caseta con la sensación de haber merecido más en la primera mitad. Fue su suicidio, paradójicamente. Porque incluso un Madrid a medias puede hundir a cualquier otro equipo que no esté al 100%. Y eso fue precisamente lo que pasó. Con los blancos creciéndose al ver que el resultado a favor se traducía en un juego cada vez mejor, especialmente por la banda donde jugó Vinicius. El brasileño es un puñal. Es cuestión de tiempo que acabe por tirar la puerta abajo. Y ante el Leganés lo volvió a demostrar.

No obstante, el ‘28’ fue partícipe de los dos goles que dejan prácticamente apuntillada la eliminatoria. En el 2-0, y toda vez que Benzema aprovechó un fallo del Leganés en su campo, Vinicius asistía a Lucas para que marcase a placer. Y en el 3-0, voleando un centro desde la derecha para dibujar un bellísimo gol. Con permiso del ausente Isco (que saltó para jugar los últimos veinte minutos), y del debutante Brahim, los focos fueron para el brasileño. De lo mejor en un equipo que por fin pudo darse una alegría en este nuevo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *