post

Real Madrid 92-69 Joventut: Increíble último cuarto para seguir invicto.

El Real Madrid sigue invicto en Liga y en la cuarta jornada de la competición sufrió más de lo que refleja el marcador final para poder derrotar al Joventut en el Palacio (92-69). El equipo de Pablo Laso necesitó de un espectacular último cuarto (27-9) para conseguir la victoria de manera holgada. El equipo madrileño acompaña al Barcelona en lo alto de la tabla.

El Real Madrid consiguió la cuarta victoria en Liga al vencer por 92-69 a un Joventut que dio guerra hasta el último cuarto, hasta que la conexión argentina, Facundo Campazzo y Gabriel Deck, hizo despertar al equipo.

Una buena puesta en escena del Joventut y un Real Madrid un tanto apático y con el lanzamiento triple como única idea preconcebida determinaron el dominio de los verdinegros en el primer cuarto, con Shawn Dawson y Nicolás Laprovittola como maestros de ceremonias.

En el Madrid solo Klemen Prepelic pareció salir dispuesto a hacer méritos ante su entrenador, Pablo Laso, y los aficionados.

Pese a todo, el 22-23 con el que finalizaron los primeros diez minutos de partido no fueron preocupantes, porque la sensación es que el equipo de Badalona estaba dando casi todo lo que tenía mientras que el Madrid apenas estaba ofreciendo algo.

Conforme pasaron los minutos el Madrid se mantuvo en el perfil más bajo de lo que llevamos de temporada, sin ideas, sin intensidad, sin circulación de balón, apenas sin defensa y con el triple como solución rápida, cómoda y sencilla, aunque no demasiado efectiva.

El descarte de Sergio Llull y Fabien Causeur -ya avisó Laso de que habría que gestionar este primer maratón de cuatro partidos en ocho días-, pareció como si el resto de jugadores entendieran que había que economizar energías.

Rudy Fernández y el capitán Felipe Reyes salieron al rescate. El escolta internacional defendió, dirigió al equipo ante la bisoñez de Melvin Pantzar, y anotó, mientras que el pívot puso algo de orden bajo el aro.

Jaycee Carroll no fue el revulsivo habitual (1 de 4 en triples) y tuvo que ser el argentino Gabriel Deck el que comenzara a demostrar por qué llamó la atención del Real Madrid. Una transición plena de fuerza e intención, finalizada con entrada a canasta fue de lo poco bueno del partido en su primera mitad.

El Madrid fue por detrás en el marcador, 24-29 (min.13) hasta que en los últimos minutos comenzó a pesar más su calidad y consiguió alcanzar los vestuarios con ventaja, 44-39.

Un contraataque, tras robo, de Facundo Campazzo supuso la primera ventaja del Madrid que alcanzó la decena de puntos, 55-45 (min.23.30). Con las fuerzas ya mermando, el fondo de armario del Real Madrid comenzó a imponerse, aunque La Penya supo reaccionar, 57-54 (min.26) y llegar al final del tercer cuarto con opciones, 65-60.

La falta de ritmo del partido y de alguna acción brillante que levantara el ánimo de unas gradas adormecidas lastraron el juego, pero bastó otro arreón del Madrid, con una buena circulación de balón finalizada con corte por el centro de Campazzo y un triple de Carroll (74-61) (m.34) y otro del base argentino (77-61) para que la victoria se abriera de par en par para el vigente campeón de Liga, que acumuló un 12-0 en tres minutos y medio, del 69-61 al 81-61.

El Madrid aumentó la intensidad defensiva, antes sólo Jeffery Taylor puso empeño, y el Joventut lo acusó hasta el punto de que solo anotó 9 puntos en el último cuarto, cuatro de ellos en el último minuto cuando los locales ya dejaron de presionar.

El Madrid acabó ganando con claridad pero tardó en decantar el partido más de lo previsto por su falta de intensidad. Le costó despertar, pero cuando lo hizo fue imparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *