post

GP Italia: Hamilton pega el golpe del año en Monza.

El inglés, que salía tercero, tocó a Vettel en la primera vuelta y el germano tuvo que remontar desde atrás.

Carrera épica y triunfo de auténtico campeón. Lo que hizo Hamilton el domingo en Monza sólo está a la altura de unos cuantos elegidos. Un auténtico espectáculo. “Es normal, lleva el mejor coche”, han reiterado muchos aficionados a la F1 durante los años precedentes. Pero ese argumento ya no sirve para nada. Ferrari tiene el mejor monoplaza, más regular en todo tipo de pistas y un motor que ya es más veloz que el de las ‘flechas de plata’. Ferrari tiene el coche campeón (debería serlo en condiciones normales). Pero el campeón pilota un Mercedes. Y ese es el mayor problema de los de MaranelloHamilton lo demostró en Monza con una auténtica exhibición con todo en contra, un triunfo espectacular con el que vuelve a aumentar su ventaja en el Mundial sobre Vettel tras una cita en la que la moral del germano quedó igual de tocada que su vehículo después de que Lewis le rompiera el alerón en la primera vuelta. Nada que achacarle al inglés pese a las quejas del germano. Hamilton dio un gran paso en tierra hostil para acercarse a cantar ‘jaque’ al que aspira a quitarle la corona. Pero rey, sólo hay uno. Y con su victoria demostró que sigue ocupando el trono con todo el mérito. Raikkonen fue segundo, con Bottas tercero y Vettel en cuarta posición tras una gran remontada.

Todo parecía escrito para que Ferrari completara un doblete en su casa y que Vettel recortara puntos respecto a Hamilton en la lucha por el título. Con un coche mejor, con la primera fila con los dos coches rojos, todo estaba de cara para los italianos y para ‘Seb’’. Pero si algo tiene un campeón como Hamilton es que nunca se rinde. Tras ser abucheado durante todo el fin de semana, consciente de que lo tenía muy difícil para ganar. Entre silbidos y mucha presión de los ‘tifosi’, habló en pista saliendo desde la tercera posición con una salida espectacular.

Kimi salió bien, tapando el interior de la curva para defenderse de su compañero Sebastian Vettel y Hamilton se benefició de dicha lucha para ir al ataque.El de Stevenage olió la sangre de su rival y fue a la ‘caza’ sin pensarlo dos veces. En plena pelea por el Mundial, consciente de que un toque le podía complicar mucho las cosas, lo arriesgó todo y le salió de maravilla. Cogió el rebufo de Vettel en la recta posterior a la primera chicane, y en la segunda, en la Variante della Roggia, el británico hizo el adelantamiento del año.

Mientras Vettel dudaba en si atacar a Kimi, Hamilton fue a por todas por el exterior y, con el coche por delante de Vettel, tomó por el interior la siguiente curva, la de salida. En dicha acción, el inglés tocó a Vettel y el germano se llevó la peor parte. No sólo perdía la posición, sino que dañaba el alerón delantero e hizo un trompo que le dejaba en la cola del pelotón. De luchar por el triunfo y el Mundial, a las últimas plazas.

El germano tuvo que entrar a boxes y salió de nuevo bajo el régimen de Safety Car en la penúltima posición, con otro trocito de Mundial perdido en detrimento de Lewis, que quería más.

Empezó entonces una tremenda batalla entre Hamilton y Raikkonen por el triunfo. Pero en ella, Lewis contaba con la ayuda de su escudero y eso ayudó en la perfecta aunque arriesgada estrategia de Mercedes. Hamilton lo intentó en pista. Encendido tras pasar Vettel, en la resalida logró un espectacular adelantamiento sobre Raikkonen a rebufo del finlandés, pero esta vez, Kimi no sólo sacó el escudo sino que también su espada y le devolvió la jugada en la chicane.

Entonces, entró en juego el muro. Mercedes hizo el ‘teatrillo’ sacando a sus mecánicos al pit lane para fingir que Hamilton pararía, y Ferrari picó el anzuelo. Paró con su número 7 mientras Hamilton seguía en pista. “Es hora del hammer time”, le decían a Lewis por radio, y éste respondió con una vuelta rápida. Parecía que la jugada maestra de Mercedes saldría bien, pero Raikkonen salió a pista encendido y sus tiempos le dejaban en primera posición de nuevo cuando Hamilton paraba. Pero no estaba todo acabado. La idea de Mercedes iba mucho más allá, habían planificado una carrera a largo plazo. Y en ese plan estaba Bottas.

El de Nastola hizo de tapón de su compatriota, aguantando 39 vueltas con el neumático súperblando de inicio. Eso arruinaba su carrera, pero estaba ayudando a Lewis, que iba con el cuchillo entre los dientes recortando décima a décima la desventaja con Kimi. Mercedes estaba sacrificando a su peón para que su rey venciera. Y así fue. Le prepararon un perfecto bocadillo a Raikkonen y Hamilton terminó pasando al de Ferrari en la vuelta 45 en la primera chicane.

De nuevo, por el exterior, como hizo con Vettel. Aunque aquí Kimi fue limpio, evitó el toque, reconociendo la superioridad de Lewis Mercedes. Ganaron con todo en contra. Y con victorias así es como se ganan los títulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *