Girona 1-4 Real Madrid: Remontada blanca en Montilivi.

post

Los merengues remontan con dos claros penaltis y golean tras una gran segunda mitad de Asensio. Ramos, Bale y Benzema (2), los tantos.

Montilivi recibía por segunda vez en su historia al Real Madrid. El campeón de Europa regresaba al campo donde comenzó su debacle liguera el curso pasado ante un Girona muy renovado.

Eusebio Sacristán siguió apostando por el joven Pedro Porro en el lateral derecho aunque no pudo contar de inicio con Stuani. En los blancos, Lopetegui mantuvo a Keylor en la portería y dejó a los finalistas del Mundial (Varane y Modric) en el banquillo.

 El Girona comenzó con ganas y aprovechó la inerte posesión merengue para hacer daño a la contra. La velocidad de Portu, Lozano y Borja García inquietó a la zaga blanca en varias ocasiones. Isco perdonó un remate franco en el minuto 15 y el Girona respondió marcando el 1-0. Borja García aprovechó un rechazo dentro del área, tumbó a Keylor con un amago y colocó el esférico en la escuadra.

El Madrid acusó el golpe y no reaccionó hasta pasada la media hora. Fue en el último cuarto de hora cuando los madrileños aprovecharon el bajón físico de los catalanes. Ramos avisó con dos cabezazos peligrosos pero el gol del camero no llegaría de cabeza sino de penalti. Un remate de Isco fue repelido por Bono pero le cayó a Asensio, que fue derribado dentro del área. Sergio Ramos no se puso nervioso y anotó con un lanzamiento de panenka con el que puso la igualada en el marcador antes del descanso (minuto 39).

Después del tiempo de descanso el Real Madrid salió a la búsqueda del segundo gol. Bale avisó con una bonita volea a los 50 minutos y Asensio protagonizó otra nueva internada para forzar otro penalti en el 52. La ingenua patada de Pere Pons la transformó Benzema en el 1-2.

El Girona acusó el tanto visitante y el Madrid aprovechó la buena ola para sentenciar el partido. Isco encontró con un gran pase al espacio a Bale, que no perdonó para aprovechar su arrancada y marcar el tercero (1-3).

Con el partido sentenciado el Madrid jugó sus mejores minutos y confirmó el gran entendimiento de su tridente de ataque. Asensio fue el hombre más destacado aunque fue Bale el que asistió a Benzema, que fusiló en el área pequeña para macar el 1-4 con el que finalizó el encuentro. Segunda victoria del Real Madrid en Liga, que se pone líder.

GP Belgica: Hachazo de Vettel a Hamilton en Spa.

post

El germano sumó 52 triunfos en Spa, superando a Alain Prost como tercer piloto con más victorias de la historia de la F1 en una carrera marcada por un fuerte accidente de Alonso.

Ni errores de equipo, ni lluvia, ni mala suerte. El domingo, Vettel sacó todo su pundonor tras volver a ganar tras dos carreras para olvidar y empezar así de la mejor manera su remontada sobre Lewis Hamilton en la lucha por el título tras el parón veraniego, colocándose a 17 puntos del líder. Spa, lugar histórico y majestuoso, se convirtió en el mejor escenario para que Vettel enviar un claro mensaje a su contrincante por el cetro: Todavía está muy vivo en la lucha por el Mundial. El germano se supo rehacer como los grandes campeones y no tirará la toalla. Sigue con la moral intacta pese a los grandes golpes recibidos en las últimas semanas. Se chocó en Alemania cuando era líder con la aparición de la lluvia, y el agua le quitó una pole segura en Hungría. la última desilusión llegaba el sabado, con el enésimo fallo de su equipo en la estrategia en calificación, incapaz de reaccionar con las gotas. Tenían el mejor coche, eran favoritos, y Hamilton les volvió a ‘robar’ la cartera con otra pole. Pero Vettel, lejos de hundirse, salió con el cuchillo entre los dientes y en la curva 7 ya era líder tras una enorme salida. Ahí fue donde ganó el Gran Premio, sin dar opción a Hamilton con un Ferrari que volvía a tener un mejor ritmo que Mercedes en una pista de pura potencia, otra demostración de que los italianos han cazado y superado al coche de Brackley que en años anteriores se mostraba intratable en este tipo de pistas. Ya se demostró en China, Bakú o Canadá, y los transalpinos, con ‘Seb’ al frente, ahora sueñan en seguir remontando en otra pista de pura velocidad, Monza, ante su casa, ante su afición, en sólo 7 días. Con este triunfo, Vettel sumó 52 triunfos, superando a Alain Prost como tercer piloto con más triunfos de la historia por detrás de Schumacher Hamilton.

El Mundial está tremendamente apasionante entre Vettel y Hamilton, como fue la primera vuelta de carrera. El alemán, con una gran salida, se pegaba a Hamilton y aprovechaba el rebufo para superar al inglés en la Chicane de Les Combes después de que en la recta de Kemmels hasta cuatro coches se colocaran en paralelo. Los invitados de lujo en esta pugna eran los coches ‘rosa’ del nuevo Racing Point Force IndiaOcon, que salía tercero, intentaba lograr el liderato o la segunda plaza por el interior. Pérez, lo hacía por el exterior, al lado de Hamilton. Y la acción terminó con el teutón haciéndose fuerte ante Hamilton y Pérez arrebatándole la posición a su compañero.

Con el accidente del asturiano, Leclerc y Hülkenberg y las piezas que quedaron en el suelo, el Safety Car salió a pista y se mantuvo hasta la vuelta 5. Las opciones de Lewis pasaban por atacar a Vettel en la resalida, pero el germano lo bordó y no dio opción al inglés. A partir de ahí, el de Ferrari impuso un buen ritmo para abrir un colchón de más de 3 segundos la inicio que le sirvió para defenderse de un intento de ‘undercut’ de Hamilton. Y tras ello, a ‘Seb’ tan sólo le hacía falta no cometer errores. Posiblemente recordó su accidente de Alemania, y esta vez, no falló.

En cabeza, la carrera ya estaba decidida y se convirtió en una pura procesión tras la locura inicial. Gran contraste, pero que muestra las dos caras que puede exhibir la F1 actual. Lo bonita que podría ser si la aerodinámica y la tecnología no contara tanto, y lo aburrida que puede ser cuando estos elementos se imponen. Entre la parte media y la delantera no hay lucha, y eso es lo que ejemplificó perfectamente Verstappen, que al hacerse con la tercera plaza, se pudo ir a tomar un café. Los coches de delante eran más rápidos y los que le perseguían, más lentos, y así, no tuvo ni que defender ni atacar, tan sólo rodar a un buen ritmo para alcanzar una posición de podio que se encontró con la locura inicial y su superioridad ante los Force India.

Precisamente, el mayor ‘picante’ de la carrera fue la lucha final de uno de los coches rosa, ‘Checo’ Pérez, con su defensa sobre la ‘flecha de plata’ de Valtteri Bottas, que tras cocinar a fuego lento su adelantamiento, pasó al mexicano a falta de cuatro vueltas para el final gracias a la gran superioridad de su coche. El finlandés salía desde atrás y animó la carrera con su remontada, aunque el ‘animar’ sea mucho decir, debido a que nadie podía oponerse ante la velocidad de su Mercedes.

Real Madrid 2-0 Getafe: Dominio, control y efectividad para olvidar la Supercopa.

post

Superioridad total de los blancos en el derbi madrileño ante los azulones, que únicamente remataron una vez a puerta. Marcaron Carvajal y Bale.

El Real Madrid se presentó ante su público con las sombras de la falta de ilusión y de dudas sobre el Santiago Bernabéu. Un mercado de fichajes decepcionante frente a las bajas de Cristiano Ronaldo -como el principal goleador y ya leyenda del club- y la de Zinedine Zidane al cargo del barco después de lograr las tres últimas Champions League de manera consecutiva. Con esta situación, Julen Lopetegui se hizo cargo del equipo y gustó su juego durante la pretemporada, pero la derrota frente al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa ha puesto la mira en las necesidades del conjunto merengue. El examen ante el Getafe se tornaba como fundamental para comprobar cómo comenzaría el equipo en La Liga, una competición que casi se antoja necesaria ante la continua superioridad nacional del Barcelona. Lo aprobó con nota y sumó los primeros tres puntos gracias a los tantos de Dani Carvajal y Gareth Bale.

El encuentro comenzaba con el particular guion que lo acompañaría durante el transcurso del tiempo reglamentario: el Real Madrid controlando la posesión sin ceder espacios y con un juego precioso. Sin embargo, a pesar del resultado final, se seguía notando por momentos la ausencia de un ariete con más hambre. Si bien Karim Benzema y Gareth Bale han cuajado un gran encuentro, la posible lesión de cualquiera de ellos pone en un serio problema la faceta ofensiva del cuadro blanco. Fue el galés el encargado de avisar al Getafe, primero con un remate en fuera de juego a la misma escuadra nada más comenzar y, pasado el primer cuarto de hora, con un remate con la testa al larguero de la portería. El primer tanto de la noche madrileña llegó en el minuto 20 después de que Gareth Bale colgara desde la izquierda un balón que despejó de mala manera el guardameta azulón, permitiendo a Dani Carvajal marcar el primer tanto merengue de la temporada con la cabeza superando por encima al cancerbero. El resto del primer tiempo pasó sin pena ni gloria con el conjunto getafense cometiendo multitud de faltas.

Tras el paso por vestuarios, el equipo de Julen Lopetegui salió con las mismas ganas e ideas de juego. No tardó en anotar el segundo gol, tan solo habiendo pasado seis minutos desde la reanudación. Djené cometió el error de querer aguantar en la frontal del área el balón ante un Marco Asensio vertiginoso, quien le terminó robando el balón y poniendo un pase raso al segundo palo donde Gareth Bale remató de primeras al fondo de la red. Escasos minutos después, el balear se sacó de la manga un potente disparo con su pierna menos buena, la derecha, que retumbó los cimientos de la portería del Getafe tras golpear en el palo derecho. El conjunto de José Bordalás continuaba viéndose tremendamente superado por su rival, hecho marcado por su primer remate en el minuto 70 y que acabó en uno de los anfiteatros del estadio. El VAR tuvo oportunidad de aparecer en el Santiago Bernabéu tras un empujón claro de Bruno González sobre Marco Asensio en el interior del área, pero el colegiado Javier Estrada Fernández no señaló nada.

Así las cosas, el marcador del Coliseo Blanco no volvió a moverse. Las tarjetas fueron siguiendo las protagonistas en el Getafe, que aparecieron mucho más -hasta siete amonestados- que el juego que querría José Bordalás. El Real Madrid comienza con buen pie esta nueva temporada liguera, aunque con sensación de que debería buscar alguna solución ofensiva teniendo en cuenta que parece que Borja Mayoral no cuenta mucho para Julen Lopetegui y la nula participación de Vinicius en los dos primeros partidos oficiales de la temporada. Courtois también tendrá que esperar para su debut en la portería, sobre todo después de que Keylor no tuviera ni que aparecer más que en un remate fácil en el descuento del segundo tiempo. Tres puntos para intentar olvidar el fracaso de la Supercopa y contentar a una masa que no está del todo satisfecha con la administración del mercado estival. Aún hay tiempo para limpiar esa ligera mancha.

Djokovic toca el cielo en los Masters 1000.

post

El serbio conquista en Cincinnati el ATP Masters 1000 que faltaba en su palmarés.

No es el jugador que más coronas ATP World Tour Masters 1000 presenta en su palmarés, pero sí el único que puede presumir de haber conseguido al menos un trofeo en los nueve escenarios diferentes de los torneos de esta categoría. Novak Djokovic consiguió el domingo en el Western & Southern Open el último que faltaba en su vitrina en Cincinnati para completar el ‘Golden Masters’.

Y lo hizo en la sexta oportunidad que se le presentaba en su carrera, tras derrotar a Roger Federer por 6-4 6-4, en una hora y 24 minutos. Antes, había cedido en cinco finales previas en 2008 (p. ante Murray), 2009 (p. ante Federer), 2011 (p. ante Murray), 2012 (p. ante Federer) y 2015 (p. ante Federer).

Mientras tanto fue recopilando distintos trofeos de esta categoría hasta sumar 31 títulos, dos menos que Rafael Nadal que lidera la lista histórica con 33. En Cincinnati rompió el maleficio que perseguía desde hace diez temporadas para lograr un hito que sólo él ha conseguido desde que se instauraron los ATP Masters 1000 en 1990.

Ni siquiera había podido anotarse un set en sus anteriores finales en Cincinnati, pero en 2018 cambió su suerte desde el inicio. Y eso que enfrente tenía al siete veces campeón, que llegaba con unos imponentes números en el servicio.

El serbio trató de hacer dudar a Federer desde el primer juego, amenazándole con dos puntos de break, pero el suizo escapó del peligro y firmó 100 juegos consecutivos ganados con el servicio. Hasta que en el séptimo juego Djokovic aprovechó su tercer punto de quiebre para adelantarse en el marcador. La ventaja fue suficiente para cerrar el parcial de su lado (6-4).

Djokovic, que lidera el head to head por 24-22 después de la victoria del domingo, estaba a sólo un set de su segundo título de 2018 (Wimbledon y Cincinnati).

El cabeza de serie N° 2 reaccionó nada más arrancar la segunda manga con un break (2-0). Una doble falta de Djokovic –la primera del partido– concedió el quiebre al suizo. Sin embargo, el de Belgrado recuperó la concentración que había mantenido durante la primera hora para devolver de inmediato el quiebre.

Elástico en el fondo, defendiéndose con la chispa de antaño, fue creando dudas en Federer que siempre buscó ser agresivo, con mayor o menor éxito. Y en el séptimo juego levantó un 40-0 del suizo, le obligó a jugar cada punto hasta arrebatarle el saque (4-3). Al igual que en el primer set, consolidó el quiebre para acabar levantando la corona en Cincinnati.

Nadal abraza en Toronto su título N° 80.

post

El español supera a Stefanos Tsitsipas en la Final de la Rogers Cup y llega a 33 títulos en ATP Masters 1000.

Después de superar tormentosos partidos durante la semana, llenos de lluvia, rivales inspirados, retrasos y suspensiones, Nadal se merecía una coronación como la del domingo en la Rogers Cup. Por primera vez bajo el sol de Toronto en esta edición, el N° 1 del Ranking ATP minimizó el drama y mostró el mejor tenis del torneo en la Final para convertirse en el cuarto jugador en la historia en alcanzar 80 títulos en el ATP World Tour.

Gracias a su triunfo con parciales de 6-2, 7-6(4) en poco más de una hora y media, el español llega a récord de 5-0 en finales de la temporada y a 4-0 en finales de la Rogers Cup, luego de imponerse en 2005, 2008 y 2013. Además, Nadal se convierte en el segundo jugador del 2018 en llegar a 40 victorias en la temporada, tras Alexander Zverev. Lo meritorio es que el zurdo de 32 años alcanza esta cifra con solo ocho torneos disputados.

Nadal es el tenista con menos participaciones en el Top-100 de la Carrera ATP A Londres y al mismo tiempo quien más tiene puntos, y el único clasificado para las ATP Finals. 2018 ha sido uno de los mejores cursos de su carrera, perdiendo apenas tres partidos, ganando su undécimo título tanto en Montecarlo como en Barcelona y Roland Garros. También consiguiendo su octava corona en Roma. Y este domingo volvió a triunfar en Canadá.

Lo hizo sin consideración por su rival, debutante en una final de ATP Masters 1000 y quien estaba en su vigésimo cumpleaños. En sus cuatro partidos anteriores en el torneo había sufrido más de la cuenta. Contra Marin Cilic en Cuartos de Final terminó perdiendo más puntos a pesar de la sufrida victoria. Pero el domingo, su mejor versión volvió como un premio a la perseverancia durante la semana.

La única crisis que atravesó fue cuando desaprovechó la opción de sacar para partido en el 5-4 de la segunda manga. Pero fue una escena de otra película. La prueba es que Tsitsipas llegó a ese juego con apenas tres bolas ganadas al resto en todo el partido. El zurdo de 32 años no dejó crecer a su rival, de hecho salvó un set point con su saque en el 6-5 antes de imponer su experiencia en el tie-break (récord de 223-142 en desempates en su carrera).

“Creo que el espíritu competitivo ha sido muy alto. Alto nivel de competencia para mí. El nivel de tenis no ha sido tan alto durante toda la semana, pero encontré la manera. Y en los momentos importantes, es verdad que jugué con la determinación correcta todo el tiempo. Salvo hoy no en el 5-4”, aseguró Nadal tras su partido ganado N° 430 sobre pistas rápidas.

“Sufriendo, sin jugar a veces el mejor tenis, logré ganar un título muy importante. Ganar cuando estás jugando fantástico es más fácil. Así que ser capaz de ganar muchos partidos cuando no has jugado tan bien, y especialmente en grandes eventos, hace una gran diferencia. Entonces esta victoria tiene un valor más grande para mí que otros”.

En definitiva, el español guardó lo mejor para el final del torneo. Y con este resultado, deja en 2-0 su récord head to head ante Tsitsipas y alarga su liderazgo en la tabla histórica de más títulos en ATP Masters 1000. Ahora ostenta 33 coronas y escapa aún más de sus perseguidores.

“El título No. 80 es por supuesto un gran número, uno importante. Me hace muy feliz conseguirlo. Pero se trata de otro ATP Masters 1000. Los ATP Masters 1000 son torneos muy difíciles de ganar, a veces son incluso más difíciles de ganar que un Grand Slam porque no puedes evitar oponentes difíciles. Por eso estoy tan feliz de cumplir la meta de ganar este torneo”, añadió Nadal, quien horas después de su triunfo anunció su baja del ATP Masters 1000 de Cincinnati.