GP España: Márquez gana una carrera por eliminación.

post

Un incidente múltiple dejó fuera a Dovi, Lorenzo y Pedrosa, algo que aprovechó el 93 para imponerse por delante de Zarco y Iannone.

Un choque marcó el desenlace de la carrera disputada en el Circuito de Jerez Ángel Nieto. Un accidente espectacular que eliminó a los tres perseguidores. Quedaban 7 vueltas para el final: Marc Márquez lideraba, por delante de Dani Pedrosa y de las Ducati oficiales. Pedrosa vio como Lorenzo y Dovizioso se pasaban de frenada en la curva 6 (Dry Sack) e intentó adelantar. El catalán lo probó, pero el balear recuperó su trayectoria, tocándose con la Honda y llevándose por delante al italiano. Un choque espectacular que dejó a los tres hombres sin opciones de puntuar.

A partir de ahí, todo quedó plácido para Márquez, que ya lideraba desde la séptima vuelta. Se hizo con una victoria tranquila y consigue el comando del Campeonato por primera vez esta temporada. En estos momentos, encabeza el Mundial con 70 puntos, 12 de ventaja sobre Johann Zarco.

Con el abandono de los tres perseguidores, la segunda plaza quedó para Johann Zarco, quien suma su quinto podio en Moto GP y el segundo de la temporada. Tercero fue Andrea Iannone, logrando dos podios consecutivos por primera vez desde que pilota en la clase reina y suma el tercer cajón consecutivo de Suzuki, algo que no sucedía desde 2008.

Danilo Petrucci pudo pelearle el podio a su compatriota, pero tuvo que conformarse con la cuarta plaza. Valentino Rossi, que completó la vuelta al mundo en el giro 15 aprovechó el toque de sus rivales y recorta distancias con Dovizioso.

Jack Miller concluyó 6°, por delante de un Maverick Viñales que tuvo problemas con los neumáticos. Álvaro Bautista consiguió el mejor resultado de la temporada (8º) y da un paso adelante en su confianza.

Atletico Madrid 1-0 Arsenal: De la mano de Diego Costa, los rojiblancos se plantan en la final de Lyon.

post

Un solitario gol en el tiempo de descuento del primer tiempo del hispanobrasileño -que acabó lesionado- da el pase a la Final a los del ‘Cholo’ Simeone.

El Atlético de Madrid estará en la Final de la Europa League que se disputará en Lyon después de eliminar al Arsenal (1-0) gracias a un solitario gol de Diego Costa en el descuento del primer tiempo. Los Gunners no cesaron de intentarlo pero no lograron el tanto que habría forzado la prórroga.

La primera parte empezó con malas noticias para el Arsenal, y es que no habían pasado ni diez minutos cuando Koscielny tuvo que dejar el terreno de juego con lo que parece ser una grave lesión, dando entrada a Chambers. A pesar de ello los Gunners no acusaron el golpe y dominaron durante buena parte del primer tiempo, aunque sin llegar a inquietar a Jan Oblak en prácticamente ningún momento.

En éstas, cuando los primeros cuarenta y cinco minutos estaban a punto de agotarse, llegó el delirio a las gradas del Wanda Metropolitano. Griezmann robó un balón volcado en la banda derecha y habilitó a Diego Costa en carrera, como le gusta al hispanobrasileño, con espacio. El ’18’ se plantó ante Ospina, esperó a que se dejara caer, y la puso por encima para mandarla a las mallas en lo que supuso el 1-0.

Poco cambió el guión de la segunda parte, ya que el Arsenal seguía siendo el equipo exigido, el que debía marcar al menos un gol para forzar la prórroga y seguir vivo en la Semifinal. Los Gunners continuaron dominando, esta vez con mucho más peligro en el área de Oblak, sirviendo centros laterales que obligaron a la zaga rojiblanca a emplearse a fondo, sobre todo un Diego Godín que fue un coloso.

El partido se rompió, pero ni el Arsenal encontró el tanto de la prórroga ni el Atlético supo aprovechar ninguno de los contragolpes que lanzó. Precisamente en una de esas jugadas Diego Costa acabó pidiendo el cambio por molestias musculares, que habrá que ver hasta dónde llegan.

Sea como fuere, el Atlético de Madrid estará en una nueva final europea y peleará por la Europa League en Lyon dentro de dos semanas.

Real Madrid 101-89 Baskonia: Campeón de la Liga regular al ritmo de Rudy.

post

El Real Madrid selló matemáticamente su condición de líder de la fase regular de la Liga, que le garantiza la ventaja de campo hasta la final, tras derrotar en un partido aplazado y con poca historia a un apagado Baskonia que le permitió afinar su puesta a punto para la Final Four.

El conjunto blanco mantuvo su buena línea de las últimas semanas y no acusó el reparto de minutos entre los menos habituales ni el descanso a Luca Doncic pensando en la cita de Belgrado. A ello contribuyó el buen trabajo de hombres como Trey Thompkins, Felipe Reyes, Sergio Llull o Rudy Fernández.

Contagiados por el frío ambiente en el Palacio, los dos primeros clasificados de la competición salieron relajados en defensa y con jugadores no habituales en sus quintetos iniciales, lo que se tradujo en canastas fáciles en ambos aros.

Comenzó dominando el equipo vasco hasta que un parcial de 8-0 rematado con un triple de Jeffery Taylor igualó el marcador y dio paso a unos minutos de igualdad y de ventajas alternas que se mantuvieron hasta el final del primer cuarto (25-24).

La aparición en cancha de Sergio Llull en su segundo partido liguero tras su grave lesión de rodilla metió una marcha más a la producción ofensiva de su equipo, que empezó el segundo acto mejor que un Baskonia falto de tensión en defensa y que acumulaba pérdidas y errores en ataque.

Un triple del propio Llull subió a diez la diferencia en el minuto 15 (40-30). El base balear volvió entonces al banquillo con los deberes hechos y diez puntos en seis minutos que permitieron abrir brecha con un Baskonia falto de tensión que se iba apagando con el transcurrir del encuentro.

Los hombres de Pablo Laso se fueron al descanso ocho arriba y transmitiendo buenas sensaciones (52-44). Ni el descanso a Doncic ni los minutos que tuvieron jugadores como el canterano Melwin Pantzar mermaron las prestaciones del líder de la Liga. Como los locales seguían con más ganas de triunfo y todos sus hombres aportaban mientras los visitantes seguían sin carburar a su nivel habitual, el colchón estuvo rondando la docena de puntos durante prácticamente todo el tercer cuarto.

Felipe Reyes aprovechaba cada balón y fue el encargado de subir la máxima ventaja del choque, quince puntos (67-52, min 27). También estuvieron a buen nivel Trey Thompkins y Rudy Fernández, que dejaron el partido encarrilado a falta de los últimos diez minutos (75-62). Diez puntos seguidos del argentino Luca Vildoza, máximo anotador de su equipo con 22, despertaron al Baskonia y, de paso, encendieron las alarmas en los de Pablo Laso, que se vio obligado a pedir tiempo muerto al verse con solo siete de renta a seis minutos del final. Aunque el partido ganó algo en emoción, el Madrid supo controlarlo y, en un gran final de Rudy, selló su vigésima séptima victoria liguera, que le asegura el liderato al término de la fase regular.

Roma 4-2 Liverpool: Los Reds lucharán con el Real Madrid por la Champions League.

post

El conjunto inglés se medirá a los blancos en Kiev con el título europeo en juego. Los romanistas se quedaron sin tiempo para realizar el milagro.

El Liverpool completó su trabajo el miércoles en la Semifinal de la Champions League y se metió en la Final que se jugará el 26 de mayo, en Kiev, ante el bicampeón de la competición, el Real Madrid. El conjunto Red cayó por 4-2 ante la Roma en el Estadio Olímpico y le valió para avanzar tras el 5-2 de la Ida en Anfield.

Aunque los de Jürgen Klopp nunca perdieron los estribos, ‘La Loba’ no se lo puso fácil yendo al ataque en cada momento y presionando bien arriba. De cualquier manera, los Reds aprovecharon bien sus espacios en el primer tiempo y lograrían marcar dos goles que después serían irremontables.

Primero apareció Sadio Mané, tras un gran pase de Roberto Firmino, mientras que Georginio Wijnaldum volvió a poner en ventaja a los ingleses tras el empate parcial por el gol en propia de Milner. El que estuvo bastante impreciso fue Mohamed Salah, pero esta vez su equipo no lo necesitó. En cambio, el que fue clave fue el portero, Loris Karius, quien evitó varios goles del rival, sobretodo en la segunda parte cuando la Roma se fue con todo al ataque.

Los italianos dejaron la competición con la cabeza en alto: Edin Dzeko logró empatar en el segundo tiempo y Nainggolan marcó dos goles más para cerrar el 4-2. No le alcanzó para pasar, pero sí para evidenciar las carencias defensivas de un Liverpool que deberá mejorar si quiere soñar con arrebatarle la ‘Orejona’ al Real Madrid.