post

GP Bahrein: Vettel sufre para ganar a los Mercedes.

El germano tuvo que defender con uñas y dientes su triunfo en las últimas vueltas ante Bottas.

Vettel no podía hacer otra cosa que chillar tras pasar la línea de meta. Muy fuerte y de forma contundente. Sin articular palabra que se pudiera entender, con una fuerza igual que el mensaje que envió a Hamilton en este GP de Bahrein. Quiere volver a ser campeón del mundo y en Sakhir demostró que puede batallar con Mercedes en circuitos de motor y velocidad, y no sólo en carrera, sino también a una vuelta. Gritos de alegría, pero también fruto de la tensión y sufrimiento que pasó al volante de su SF71H. Parece que ni él se podía creer lo que había sufrido para ganar una carrera que incluso por algunos instantes parecía que podía perder de forma sorprendente. Aquello que le dio el triunfo en Melbourne Ferrari ante todo pronóstico, la estrategia, estuvo a punto de aguarle la fiesta a los de Maranello tras su doblete en clasificación. Vettel aguantó el tipo cerrando todas las puertas posibles ante un Bottas encendido y con neumático más joven al final de carrera y terminó celebrando un triunfo muy importante por delante del finlandés y de Lewis Hamilton. Segunda alegría consecutiva del año para Seb en las dos primeras citas (algo que no pasaba desde 2004), que le permite acercarse a tan sólo 2 victorias del podio de pilotos con más GP ganados en la historia de la F1 con 49, al acecho de Prost, que ocupa el tercer lugar con 51.

Ferrari se las prometía muy felices en Bahrein. Ocupaban la primera línea con Bottas tercero y Hamilton noveno. El escenario no podía ser mejor para los italianos, pero Mercedes estivo a punto de culminar su ‘vendetta’ tras la derrota moral que sufrió en Melbourne sorprendiendo con una carrera a una sola parada con sus dos coches. Antes, debían realizar una buena salida, y vaya si lo hicieron. Bottas endosó el primer golpe a los italianos adelantando a un blando Kimi en la primera curva mientras Hamilton salía como un cohete y en 5 giros ya ocupaba la sexta plaza. Lewis iba remontando posiciones fácilmente gracias a la superioridad de su Mercedes W09 y rápidamente estaba en la batalla por el podio tras alargar al máximo su parada con el neumático blandoY en ese contexto, Mercedes dio un giro a la carrera.

Bottas, en la vuelta 23, y Hamilton en la 31, colocaron neumático medio y se dirigieron a la caza de Ferrari, al que se le complicaban y mucho las cosas con el abandono de Raikkonen tras atropellar a uno de sus mecánicos en un error de equipo en su primera parada. Bottas sería segundo y Hamilton, tercero, con un gran ritmo y manteniéndose cerca a un Vettel que debía parar por el desfallecimiento de sus neumáticos pero que si lo hacía, sabía que perdía el triunfo. Le tocaba apretar los dientes y aguantar con un neumático blando que le duró nada más y nada menos que 39 giros. Vallteri entró en zona de DRS del germano en unas últimas vueltas de infarto pero el germano se hizo ancho y aguantó los ataques del de Nastola, que quería resarcirse de su error en la ‘qualy’ de Melbourne con un triunfo en un trazado que le gusta.

Bottas lo intentó en la frenada de la curva 1 en la última vuelta y Vettel tomó algo de ventaja al doblar a Fernando Alonso en el último giro para hacerse con un triunfo por el que sudó y mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *