post

Real Madrid 87-84 Panathinaikos: Ponga un Llull en su vida.

El gran partido de Sergio Llull desatascó un partido donde el Real Madrid sufrió para llevarse la victoria frente al Panathinaikos, que peleó durante los 40 minutos. Un nuevo enfrentamiento entre Pablo Laso y Xavi Pascual esta vez se fue por poco para el técnico blanco, gracias a que el base de Mahón anotó 30 puntos. Pudo forzar la prórroga el equipo heleno pero su triple final no entró.

Un ambiente gélido se respiraba en el inicio del partido y eso se notó en el juego del Real Madrid. Desde el triple hacía daño Feldeine y Llull no encontraba con facilidad el camino al aro. Solamente Maciulis ponía puntos en el casillero blanco pero, a pesar de la sensación reinante, la igualdad se mantenía en el choque.

Y así fue hasta el final del primer cuarto. El tiro exterior funcionaba para el equipo de Xavi Pascualy el Madrid iba a tirones para marcharse al descanso entre periodos con solamente dos puntos de ventaja para el Panathinaikos (21-23).

El Real Madrid mejoró en el segundo cuarto, y de la mano de un gran Sergio Llull le permitió ponerse delante por primera vez en el partido. Sin embargo, el choque no se rompió y la diferencia entre uno y otro se movía en muy pocos puntos. La anotación era altísima, al igual que el ritmo de juego que imponían ambos conjuntos. El descanso llegó y el equipo blanco solamente contaba con tres puntos de diferencia (53-50).

El periodo de asueto le sentó bien al Panathinaikos, que rápidamente se volvió a poner por delante, para desesperación de Pablo Laso. Si no era por Llull, el Real Madrid no anotaba con regularidad, y sufría los continuos ataques de Calathes, en la dirección de los helenos.

El base de Mahón seguía a lo suyo, y permitía a sus compañeros volver a ponerse mínimamente por delante. La exhibición anotadora desde la dirección estaba nuevamente servida y lo aprovechaba el Madrid para marcharse solamente con cuatro puntos de ventaja al intermedio entre el tercer y el último cuarto.

Los diez minutos finales comenzaron con una muy mala noticia para el Panathinaikos, y es que James Gist tuvo retirarse lesionado. La igualdad se mantenía y el ataque se atascaba para el conjunto blanco. Con un triple de Carroll vivía durante muchos minutos, pero no pudo marcharse el quinteto griego.

Así se llegó hasta el último minuto donde el Real Madrid tomó una ligera ventaja a falta de pocos segundos, gracias nuevamente a un dos más uno de Llull. Pero Carroll falló un tiro libre que permitió al Panathinaikos buscar la prórroga, aunque el tiro de KC Rivers no entró y finalmente el equipo blanco pudo certificar la victoria (87-84).

Con esta victoria, el Real Madrid se repone de la derrota por la mínima que sufrió en la anterior jornada frente al CSKA Moscú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *