post

Athletic Bilbao 1-2 Real Madrid: Benzema facilita el liderato.

El delantero francés marca los dos goles en el Nuevo San Mamés, donde los blancos vencen con sufrimiento para colocarse en el primer lugar del campeonato.

En un partido vibrante en nuevo San Mamés, el Real Madrid de Benítez comenzó a mostrar signos de equipo maduro. Supo dominar en una primera parte que tuvo absolutamente bajo control, supo apretar los dientes cuando apretaban los leones e incluso aunó acierto y suerte en el momento clave, anotando el 1-2 cuando peor le pintaban las cosas. 

El tempranero gol de Benzema dejó al Athletic bastante KO en la primera parte, no tanto por el gol si no por cómo llegó. Una cesión grotesca de San José a Gorka la interceptó el francés para poner el 0-1 en el marcador. El francés, estaba muy fino y continuaba con su particular carrera goleadora en este inicio de temporada.

Dominó el Madrid tras el gol impulsado por el absoluto dominio de Modric, que bailaba claqué en medio de Vietnam. Su capacidad de dejar en nada la presión del rival es una mina de oro para el Madrid, que creaba continuas superioridades en ataque cada vez que el croata se ventilaba una línea con uno de sus driblings. Pudo irse el Madrid con una ventaja más amplia al descanso, pero Gorka se lució, especialmente en un tirazo a bocajarro de Kovacic que despejó entre la mano y el pie. No se arrugó el joven croata en su primera visita a San Mamés, dejando varias llegadas al área muy peligrosas.

Salió dominante el Madrid en la segunda parte pero no tardaría el Athletic en hacerse con el mando de las operaciones. Un flojo Kroos y un cansado Kovacic dejaron solo a Modric que no no bastaba para contener el asedio del centro del campo bilbaíno. Parecía evidente que el gol llegaría y no tardó en hacerlo, ayudado por una fatal salida de Pepe. No lo despediciaría Susaeta, que centró al segundo palo donde llegaba Sabin en plancha para empatar y estropear el récord de imbatibilidad del Real Madrid, que perseguía Keylor Navas y al que le faltaron solo cuatro minutos.

Pero en un partido de errores defensivos todavía quedaba otro por llegar, esta vez en área del Athletic, instantes después del gol de Sabin. Balenziaga salió a presionar un balón al centro del campo, dejando a Isco absolutamente solo en banda. Mala decisión, pues el presionado era Modric que se deshizo de él con facilidad y aprovechó el boquete defensivo para jugar sobre el malagueño que veía la llegada de Benzema y se la ponía al pie para el 2-1 del francés.

No acusó tanto el Athletic el gol como el cansancio pero aún así tuvo tiempo de forzar dos paradones espectaculares de Keylor Navas, a tiros de Aduriz y Sabin. El Madrid mereció la victoria pero no la habría logrado sin el genial desempeño de su guardameta. Un equipo, el de Benítez, que poco a poco va mostrando signos de madurez y que se coloca por primera vez en lo alto de la clasificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *