Zverev conquista en Madrid su tercer Masters 1000.

post
El alemán suma las coronas de Madrid, Canadá y Roma.
Era el duelo del futuro, de dos raquetas que lideran el relevo generacional del ATP World Tour y que todos los especialistas señalan como herederos naturales de la élite que ha dominado el circuito en la última década. Alexander Zverev ganó el pulso que sobre la tierra batida de la pista Manolo Santana del Madrid Open mantuvo ante Dominic Thiem por 6-4 y 6-4, en una hora y 18 minutos.

A pesar de sus 21 años, el alemán exhibió una madurez que le permitió encadenar la tercera corona ATP World Tour Masters 1000 de su carrera en la Caja Mágica, añadiendo a las que conquistó la pasada temporada en el Internazionali d’Italia en Roma (v. a Novak Djokovic) y la Rogers Cup de Canadá (v. a Roger Federer). Además, hace apenas unas semanas en el Miami Open (p. con John Isner).

Zverev se convirtió en el primer jugador en activo en alcanzar la cifra de tres ATP Masters 1000 ganados sin ser Rafael Nadal, Novak Djokovic, Roger Federer y Andy Murray. En total, hay 15 jugadores que sepan lo que es levantar un torneo de esta categoría.

Un break inicial marcó la historia de un partido en el que Zverev apenas tardó en tomar el mando. El jugador nacido en Hamburgo en 1997 aseguró el 78% de los puntos que puso en juego con su servicio y aprovechó la única oportunidad de todo el set para cerrar de su lado el marcador por 6-4.

El segundo parcial arrancó de la misma manera que el anterior: quiebre sobre el saque de Thiem. La agresividad del alemán desde el fondo y una serie de errores no forzados, sobre todo desde el lado del revés del austriaco, generó aún más nervios en la raqueta del austriaco que buscaba su primer ATP Masters 1000 en su segunda final en el Madrid Open.

Zverev consiguió mantener la ventaja en el marcador sin ceder una sola opción de break en el partido, elevando su porcentaje de éxito con el primer servicio a un 94%.

El N° 3 del Ranking ATP levantó el octavo título de su carrera en Madrid, uniendo a su palmarés lo que antes había conseguido en Múnich 2018, Canadá 2017, Washington 2017, Roma 2017, Múnich 2017, Montpellier 2017 y San Petersburgo 2016. Ahora viajará a Roma para defender su corona con un impecable récord de 9 victorias consecutivas.

GP España: Paseo triunfal de Hamilton en Barcelona.

post

El inglés aumentó su liderato del Mundial ante un Vettel que falló en la estrategia y se quedó fuera del podio.

Inalcanzable. Infinitamente superior. Lewis Hamilton sacó la corona de vigente campeón del mundo de F1 el domingo a relucir en el GP de España de F1 y logró su victoria número 64. Lo hizo metafóricamente, pero fue tan superior que incluso podía haber corrido con alguno de sus cuatro cetros en la mano. En la quinta cita del año, el británico reinó con contundencia. Nada de concesiones a sus rivales. Fortaleza y un ritmo frenético desde el inicio aprovechando el mejor ritmo que Mercedes ha demostrado tener con el cambio de neumáticos Pirelli para liderar con puño de hierro en una victoria incontestable acompañado en el podio por Bottas Verstappen.

Esta vez, Hamilton no necesitó que la suerte se subiera al cockpit de su W09 como sí lo hizo en Bakú. Le respetó el tiempo, con un sol que se hizo paso ante las amenazadoras nubes negras que había sobre el trazado, que no quería desaprovechar la ocasión de iluminar el triunfo del inglés. El de Stevenage hizo el resto con sus manos, olvidándose de los problemas de neumáticos de las carreras anteriores y corroborando su liderato del Mundial esta vez por méritos propios. El inglés no estaba pasando por su mejor momento en este inicio de campeonato y España le devolvió la sonrisa a un campeón que parecía apagado anteriormente. Lewis sabía de la importancia de este triunfo e incluso quiso dormir en el motorhome del Circuito para concienciarse y no descentrarse por nada del mundo. Y obtuvo el premio, aumentando su liderato en el Mundial ante un Vettel ‘tocado’.

Ferrari volvió a ser ‘víctima’ de su estrategia. Este factor le dio la victoria de forma fenomenal en Australia sorprendiendo a los Mercedes, pero cuatro carreras más tarde, jugaron sus cartas muy mal con una jugada muy arriesgada que acabó de repente con todas sus opciones. Con la voluntad de sorprender a Hamilton, el teutón de Ferrari fue el primero e parar en la vuelta 17 para atacar a Lewis y ahí arruinó su carrera al salir de boxes tras Magnussen, desaprovechando las primeras vueltas de su neumático nuevo. Sin embargo, pudo empujar para evitar que Bottas le pasara por los pelos cuando el finlandés entró a boxes en la vuelta 20. Se ayudó del DRS y minimizó los daños de un fallo estratégico garrafal.

En la vuelta 25, Ferrari perdió a su ‘alfil’ cuando Raikkonen tuvo que abandonar por pérdida de potencia, seguramente provocando de nuevo el llanto del pequeño francés que el pasado curso en Barcelona conmovió al mundo con sus lágrimas. Y en la vuelta 42, otra jugada improvisada de los italianos volvió a dejar a su ‘rey’ al descubierto. Ferrari se hizo su propio ‘jaque mate’. De nuevo, Vettel volvía a parar y salía detrás de un Verstappen que lideró incluso la carrera al alargar al máximo su parada y que no tenía pensado volver a entrar. Así, Vettel había pasado de la segunda a la cuarta plaza de forma incomprensible. Casi le echa un ‘capote’ el joven neerlandés con otro error infantil, cuando tocó a Sirotkin cuando lo quiso doblar. Dañó parte de su alerón izquierdo, pero por suerte para la joven estrella de Red Bull, pudo conservar su tercera posición con un buen ritmo ante un Vettel furioso. A partir de ahí, la carrera fue una procesión en la que la dificultad por adelantar en pista complicó mucho las cosas para que la afición pudiera vivir un final tan emocionante como el que se vio en las tres carreras anteriores.

GP España: Márquez gana una carrera por eliminación.

post

Un incidente múltiple dejó fuera a Dovi, Lorenzo y Pedrosa, algo que aprovechó el 93 para imponerse por delante de Zarco y Iannone.

Un choque marcó el desenlace de la carrera disputada en el Circuito de Jerez Ángel Nieto. Un accidente espectacular que eliminó a los tres perseguidores. Quedaban 7 vueltas para el final: Marc Márquez lideraba, por delante de Dani Pedrosa y de las Ducati oficiales. Pedrosa vio como Lorenzo y Dovizioso se pasaban de frenada en la curva 6 (Dry Sack) e intentó adelantar. El catalán lo probó, pero el balear recuperó su trayectoria, tocándose con la Honda y llevándose por delante al italiano. Un choque espectacular que dejó a los tres hombres sin opciones de puntuar.

A partir de ahí, todo quedó plácido para Márquez, que ya lideraba desde la séptima vuelta. Se hizo con una victoria tranquila y consigue el comando del Campeonato por primera vez esta temporada. En estos momentos, encabeza el Mundial con 70 puntos, 12 de ventaja sobre Johann Zarco.

Con el abandono de los tres perseguidores, la segunda plaza quedó para Johann Zarco, quien suma su quinto podio en Moto GP y el segundo de la temporada. Tercero fue Andrea Iannone, logrando dos podios consecutivos por primera vez desde que pilota en la clase reina y suma el tercer cajón consecutivo de Suzuki, algo que no sucedía desde 2008.

Danilo Petrucci pudo pelearle el podio a su compatriota, pero tuvo que conformarse con la cuarta plaza. Valentino Rossi, que completó la vuelta al mundo en el giro 15 aprovechó el toque de sus rivales y recorta distancias con Dovizioso.

Jack Miller concluyó 6°, por delante de un Maverick Viñales que tuvo problemas con los neumáticos. Álvaro Bautista consiguió el mejor resultado de la temporada (8º) y da un paso adelante en su confianza.

Atletico Madrid 1-0 Arsenal: De la mano de Diego Costa, los rojiblancos se plantan en la final de Lyon.

post

Un solitario gol en el tiempo de descuento del primer tiempo del hispanobrasileño -que acabó lesionado- da el pase a la Final a los del ‘Cholo’ Simeone.

El Atlético de Madrid estará en la Final de la Europa League que se disputará en Lyon después de eliminar al Arsenal (1-0) gracias a un solitario gol de Diego Costa en el descuento del primer tiempo. Los Gunners no cesaron de intentarlo pero no lograron el tanto que habría forzado la prórroga.

La primera parte empezó con malas noticias para el Arsenal, y es que no habían pasado ni diez minutos cuando Koscielny tuvo que dejar el terreno de juego con lo que parece ser una grave lesión, dando entrada a Chambers. A pesar de ello los Gunners no acusaron el golpe y dominaron durante buena parte del primer tiempo, aunque sin llegar a inquietar a Jan Oblak en prácticamente ningún momento.

En éstas, cuando los primeros cuarenta y cinco minutos estaban a punto de agotarse, llegó el delirio a las gradas del Wanda Metropolitano. Griezmann robó un balón volcado en la banda derecha y habilitó a Diego Costa en carrera, como le gusta al hispanobrasileño, con espacio. El ’18’ se plantó ante Ospina, esperó a que se dejara caer, y la puso por encima para mandarla a las mallas en lo que supuso el 1-0.

Poco cambió el guión de la segunda parte, ya que el Arsenal seguía siendo el equipo exigido, el que debía marcar al menos un gol para forzar la prórroga y seguir vivo en la Semifinal. Los Gunners continuaron dominando, esta vez con mucho más peligro en el área de Oblak, sirviendo centros laterales que obligaron a la zaga rojiblanca a emplearse a fondo, sobre todo un Diego Godín que fue un coloso.

El partido se rompió, pero ni el Arsenal encontró el tanto de la prórroga ni el Atlético supo aprovechar ninguno de los contragolpes que lanzó. Precisamente en una de esas jugadas Diego Costa acabó pidiendo el cambio por molestias musculares, que habrá que ver hasta dónde llegan.

Sea como fuere, el Atlético de Madrid estará en una nueva final europea y peleará por la Europa League en Lyon dentro de dos semanas.

Real Madrid 101-89 Baskonia: Campeón de la Liga regular al ritmo de Rudy.

post

El Real Madrid selló matemáticamente su condición de líder de la fase regular de la Liga, que le garantiza la ventaja de campo hasta la final, tras derrotar en un partido aplazado y con poca historia a un apagado Baskonia que le permitió afinar su puesta a punto para la Final Four.

El conjunto blanco mantuvo su buena línea de las últimas semanas y no acusó el reparto de minutos entre los menos habituales ni el descanso a Luca Doncic pensando en la cita de Belgrado. A ello contribuyó el buen trabajo de hombres como Trey Thompkins, Felipe Reyes, Sergio Llull o Rudy Fernández.

Contagiados por el frío ambiente en el Palacio, los dos primeros clasificados de la competición salieron relajados en defensa y con jugadores no habituales en sus quintetos iniciales, lo que se tradujo en canastas fáciles en ambos aros.

Comenzó dominando el equipo vasco hasta que un parcial de 8-0 rematado con un triple de Jeffery Taylor igualó el marcador y dio paso a unos minutos de igualdad y de ventajas alternas que se mantuvieron hasta el final del primer cuarto (25-24).

La aparición en cancha de Sergio Llull en su segundo partido liguero tras su grave lesión de rodilla metió una marcha más a la producción ofensiva de su equipo, que empezó el segundo acto mejor que un Baskonia falto de tensión en defensa y que acumulaba pérdidas y errores en ataque.

Un triple del propio Llull subió a diez la diferencia en el minuto 15 (40-30). El base balear volvió entonces al banquillo con los deberes hechos y diez puntos en seis minutos que permitieron abrir brecha con un Baskonia falto de tensión que se iba apagando con el transcurrir del encuentro.

Los hombres de Pablo Laso se fueron al descanso ocho arriba y transmitiendo buenas sensaciones (52-44). Ni el descanso a Doncic ni los minutos que tuvieron jugadores como el canterano Melwin Pantzar mermaron las prestaciones del líder de la Liga. Como los locales seguían con más ganas de triunfo y todos sus hombres aportaban mientras los visitantes seguían sin carburar a su nivel habitual, el colchón estuvo rondando la docena de puntos durante prácticamente todo el tercer cuarto.

Felipe Reyes aprovechaba cada balón y fue el encargado de subir la máxima ventaja del choque, quince puntos (67-52, min 27). También estuvieron a buen nivel Trey Thompkins y Rudy Fernández, que dejaron el partido encarrilado a falta de los últimos diez minutos (75-62). Diez puntos seguidos del argentino Luca Vildoza, máximo anotador de su equipo con 22, despertaron al Baskonia y, de paso, encendieron las alarmas en los de Pablo Laso, que se vio obligado a pedir tiempo muerto al verse con solo siete de renta a seis minutos del final. Aunque el partido ganó algo en emoción, el Madrid supo controlarlo y, en un gran final de Rudy, selló su vigésima séptima victoria liguera, que le asegura el liderato al término de la fase regular.

Roma 4-2 Liverpool: Los Reds lucharán con el Real Madrid por la Champions League.

post

El conjunto inglés se medirá a los blancos en Kiev con el título europeo en juego. Los romanistas se quedaron sin tiempo para realizar el milagro.

El Liverpool completó su trabajo el miércoles en la Semifinal de la Champions League y se metió en la Final que se jugará el 26 de mayo, en Kiev, ante el bicampeón de la competición, el Real Madrid. El conjunto Red cayó por 4-2 ante la Roma en el Estadio Olímpico y le valió para avanzar tras el 5-2 de la Ida en Anfield.

Aunque los de Jürgen Klopp nunca perdieron los estribos, ‘La Loba’ no se lo puso fácil yendo al ataque en cada momento y presionando bien arriba. De cualquier manera, los Reds aprovecharon bien sus espacios en el primer tiempo y lograrían marcar dos goles que después serían irremontables.

Primero apareció Sadio Mané, tras un gran pase de Roberto Firmino, mientras que Georginio Wijnaldum volvió a poner en ventaja a los ingleses tras el empate parcial por el gol en propia de Milner. El que estuvo bastante impreciso fue Mohamed Salah, pero esta vez su equipo no lo necesitó. En cambio, el que fue clave fue el portero, Loris Karius, quien evitó varios goles del rival, sobretodo en la segunda parte cuando la Roma se fue con todo al ataque.

Los italianos dejaron la competición con la cabeza en alto: Edin Dzeko logró empatar en el segundo tiempo y Nainggolan marcó dos goles más para cerrar el 4-2. No le alcanzó para pasar, pero sí para evidenciar las carencias defensivas de un Liverpool que deberá mejorar si quiere soñar con arrebatarle la ‘Orejona’ al Real Madrid.

Real Madrid 2-2 Bayern Munich: El Rey de Europa peleará de nuevo por su corona.

post

El Real Madrid vuelve a una Final de la Champions League tras eliminar a un duro Bayern de Heynckes, que cayó con dignidad y peleó hasta el final.

El Real Madrid vuelve a clasificarse a una Final de la UEFA Champions League. Por calidad, por empuje, por suerte… cada uno dirá lo que le convenga, pero la realidad es que el equipo blanco volverá a tener la oportunidad de ser Campeón de Europa el próximo 26 de mayo en Kiev.

A pesar de todo, los blancos sufrieron de lo lindo para jugar su tercera Final consecutiva. El Bayern no llegó a la capital de España de turismo y embotelló al Real Madrid durante gran parte del encuentro. Los de Heynckes fueron toda una apisonadora en el Santiago Bernabéu, pero los Merengues se defendieron con uñas y dientes. El club alemán no fue como aquel manso equipo de Pep Guardiola que pasó años atrás.

El primer tanto llegó a los tres minutos de partido cuando Kimmich remató a gol un balón suelto en el área que Sergio Ramos no acertó a despejar. Pero solo ocho minutos más tarde, Benzema remató a gol un gran centro desde la izquierda de Marcelo, que nada pudo hacer el guardameta Ulrich, quien sería protagonista tras el descanso, aunque todo pudo cambiar si el colegiado hubiera señalado como penalti una mano de Marcelo en su propia área.

El portero realizó un error imperdonable a este nivel tras un saque de banda. No acertó ni a despejar, ni a regatear, ni a tocar la pelota. Se escurrió ante la presión de Benzema, quien no perdonó el regalo del alemán y puso el 2-1 en el marcador que ponía las cosas cuesta arriba para los bávaros.

James Rodríguez consiguió dar esperanzas a los alemanes gracias a un gol en el minuto 63. El colombiano, cedido por el Real Madrid en Múnich, no quiso celebrar el tanto y levantó las manos con un claro gesto de perdón. Así todo, hasta el final el Bayern fue una apisonadora, aunque los chicos de Zidane fueron un muro en defensa, liderados por un imperial Sergio Ramos y un magnifico Keylor Navas que llevó la batuta de la zaga durante todo el encuentro.

GP Azerbaiyan: Hamilton se encuentra con la victoria.

post

El inglés se impuso por delante de Raikkonen y Pérez en un final de locos en el que Vettel perdió la segunda plaza en un ataque arriesgado y Bottas pinchó cuando era líder. La carrera parecía de Vettel, cuando los dos Red Bull se chocaron y originaron la entrada del ‘Safety Car’, que lo cambió todo.

Bakú es sinónimo de locura e incertidumbre, y el domingo no defraudó a nadie. La carrera parecía absolutamente controlada para Vettel en la primera posición, pero repentinamente se convirtió en una auténtica lotería con la entrada del esperado ‘Safety Car’. Y en ella, la suerte premió a Lewis Hamilton, que en este inicio de temporada, muy lejos de su mejor versión y con un Mercedes que tiene mucho por mejorar, consiguió salir de la cuarta carrera con el liderato con 4 puntos de ventaja sobre Vettel con un triunfo totalmente inesperado, el primero para el británico en 2018 con el que rompe una racha de nada más y nada menos que 6 carreras sin ganar. Suerte del campeón o no, el inglés sumó su victoria número 62 al beneficiarse de una auténtica locura de últimas vueltas tras la marcha del ‘Safety Car’ en las que pasó absolutamente de todo: Vettel perdió la segunda plaza al pasarse de frenada en la relanzada atacando a Bottas y el finlandés vio como la gloria se le escapaba de las manos por un pinchazo a falta de sólo 3 giros. En esa incertidumbre, Raikkonen fue segundo pese a que empezó la carrera estrellándose con Ocon y Pérez, el otro triunfador del día, logró un enorme podio que premia a un Force India que lo ha pasado muy mal en este inicio de campaña y que poco a poco está reapareciendo.

En Bakú se vivieron dos carreras muy diferenciadas. Una liderada con puño de hierro por Vettel, y otra que totalmente diferente que empezó en la vuelta 39 con la entrada del ‘Safety Car’ debido al choque entre los dos Red Bull. La pelea fraticida entre los de Milton Keynes fue el detonador de un final apretado al sprint de tres giros en una auténtica pista de hielo debido a lo fríos que se habían quedado los compuestos tras un ‘Safety’ que alargó su estancia en pista tras un error incomprensible de Grosjean, que se fue al muro cuando era sexto mientras calentaba sus gomas. Ello dio alas a Bottas, que aprovechó el safety para hacer su parada y veía como por sorpresa podría acabar la carrera llevando al límite los ultrablandos en las últimas vueltas. Pero en la relanzada empezó el lío. Vettel se fue largo en la primera curva en un intento de pasar a Bottas demasiado arriesgado. Se la jugó con todo y terminó perdiendo más de lo esperado, haciendo un plano en su neumático y viendo como Hamilton Raikkonen le pasaban para colocarse cuarto. Vettel pasó así de ganar la carrera y ampliar su margen en la general a perder el liderato de forma cruel. Pero para cruel, lo de Bottas, que tuvo que abandonar al pisar un elemento aerodinámico que le generó un pinchazo. Y por fin, ahí estaba Lewis, preparado para levantar los puños arriba seis carreras después de su último triunfo.

Nada de lo que sucedió al final hubiera pasado sin la pelea ‘fraticida’ de los dos Red Bull. Desde el inicio de la carrera, Ricciardo apretó a un Verstappen con menor ritmo y con problemas en la batería, pero el neerlandés, tan orgulloso como talentoso, le complicó demasiado las cosas a su compañero. Los tres intentos de adelantamiento que le hizo Ricciardo eran tan sólo una crónica de un final anunciado. En la vuelta 12 lo intentó en la curva 1 saliéndose de la aspiración del joven piloto, pero Max le devolvió la pasada de forma arriesgada por dentro tocando a Daniel. En la vuelta 27 volvieron a saltar chispas entre ambos en una maniobra igual en la que estuvieron a punto de tocarse. En el muro de Red Bull miraban con nervios y pasividad la lucha de sus dos pilotos. Y el no dar instrucciones de equipo, el no actuar, fue lo que ‘eliminó’ a los austríacos.

Después de que Ricciardo pasara finalmente en la vuelta 35 a Verstappen, el holandés volvía a recuperar su posición en boxes tras una mal giro calentando neumáticos de Daniel al realizar su parada. Daniel superó sus contratiempos y volvió con el cuchillo entre los dientes a por Max y terminó llevándose por delante al dorsal ‘33’ en la larga recta de Bakú después de que Max realizara otra acción polémica cambiando su dirección a fondo en varias ocasiones.

Real Madrid 89-82 Panathinaikos: Regreso a la Final Four.

post

El Real Madrid repitió victoria en el Palacio ante Panathinaikos (89-82), su tercera seguida en una serie que arrancó 1-0 en contra y estará en la Final Four de Belgrado. Es la 5ª vez en 6 años que los de Laso se meten entre los cuatro mejores equipos en Europa. El equipo blanco se medirá al CSKA Moscú en Semifinal; Zalgiris y Fenerbahçe, vigente campeón, disputarán la otra.

Mucho era lo que había en juego y nadie quiso conceder el más mínimo margen al rival. Aunque el Real Madrid se las arregló para dar un pequeño tirón y cerrar el primer acto con un 19-14. En el segundo cuarto, con Ayón en estado de gracia, el equipo de Pablo Laso comenzó a dar buenas señales 25-16 (m.12), aunque el Panathinaikos, con Calathes y James como forjadores del baloncesto heleno, demostró que siempre vuelve. Los griegos de Xavi Pascual apenas necesitaron poco más de dos minutos para firmar un parcial de 2-8 (27-24) que sembró la incertidumbre entre los seguidores del equipo español.

Pero en ese momento apareció Sergio Llull en estado puro. Ya estaba en pista desde el inicio del cuarto y había dado cuatro asistencias e intentado un triple sin éxito, pero eran necesarios sus puntos y convirtió dos ‘mandarinas’ seguidas para arreglar la situación en 30 segundos, 33-24. El Panathinaikos acusó el golpe y el Madrid se creció en su juego, firmando un parcial de 10-0 (37-24, m.16).

Felipe Reyes se sumó a la fiesta con 7 puntos en los últimos cuatro minutos para marchar a vestuarios con 51-35, tras un parcial de 32-21. El Real Madrid siguió defendiendo, pero abrió la espita de su juego ofensivo y desbordó a un Panathinaikos demasiado centrado en defender y con pocas armas más allá de James y Calathes, o algún tiro esporádico de Lojeski, ya que los pívots y el juego aéreo de los atenienses estuvo controlado en todo momento. La ventaja local se amplió a 59-37 a los dos minutos de la continuación, 22 puntos de renta ante un Panathinaikos que pareció completamente perdido ante el aluvión de juego del Real Madrid.

La mayor parte del trabajo ya estaba hecho para el equipo blanco, pero con 18 minutos por delante y un Panathinaikos herido en su orgullo tenía que mantener el tipo. Los griegos subieron líneas en defensa, casi fue una presión a toda pista, pero Jaycee Carroll y Luka Doncic sacaron brillo a su tiro, mientras que Ayón, Rudy Fernández y Trey Thompkins pusieron el trabajo atrás. Con el Panathinaikos en modo remontada, es decir, defensa sin mirar el número de personales y ataque directo (casi siempre con James como protagonista), Laso volvió a dar entrada a Llull para que organizara un poco el pequeño desbarajuste en se que estaba convirtiendo el partido, 74-58 (min.28). Y el base internacional español cumplió con su cometido anotando otro triple a falta de seis segundos para el final del tercer cuarto, 78-60.

El Panathinaikos lo intentó por la tremenda: defensa al límite y ataque suicida y los resultados no se hicieron esperar, más que por su puesta en escena por el frenazo del Real Madrid, 80-72 a falta de 5:30 minutos. Los griegos metieron el miedo en el cuerpo a las gradas. Al Real Madrid le faltaban puntos en ataque, 2-12 de parcial, y Llull y Carroll salieron para intentar arreglarlo. Con 80-75 y 4 minutos por delante el final feliz que se preveía para el equipo blanco saltó por los aires. Singleton, con 11 puntos en el último periodo, estaba en estado de gracia.

Con 2 minutos por delante y 83-79, Felipe Reyes hizo de capitán en todos los sentidos asumiendo la responsabilidad y dando aire al Real Madrid. Como Doncic, con un triple a tablero a falta de 69 segundos, 88-82. El Madrid tomó las riendas de su destino y sacó a relucir su experiencia de campeón para ganar el partido por 89-82 y clasificarse para la Final Four de Belgrado.

Arsenal 1-1 Atletico Madrid: Griezmann absuelve a Vrsaljko.

post

El lateral croata fue expulsado en el minuto diez, pero un tanto del delantero francés basta para equilibrar la balanza que movió Lacazette.

Un Atlético muy Atlético y un Arsenal muy Arsenal firman un empate a uno con el que los rojiblancos se sienten victoriosos vistas las circunstancias. Los colchoneros, con un jugador menos desde el minuto 10 por la expulsión de Vrsaljko, y sin Diego Pablo Simeone, también expulsado minutos después, sobreviven al temporal y al tanto de Alexandre Lacazette para partir con ventaja gracias al enésimo gol de Antoine Griezmann y a la, enésima también, exhibición de Jan Oblak.

No habían pasado diez minutos de partido cuando Sime Vrsaljko fue expulsado por doble cartulina amarilla. Estaba pasado de revoluciones el lateral y lo pagó excediéndose con una entrada sobre Lacazette cuando ya tenía amonestación. Lo protestó Simeone durante un puñado de minutos, hasta que el técnico también acabó en la caseta antes de tiempo. Panorama complicado para los rojiblancos, con un jugador menos y sin su líder espiritual en la banda.

Ahí es cuando empezó el ejercicio de supervivencia del Atlético, que bajó al barro y defendió como mejor sabe. Mientras tanto, Jan Oblak iba erigiéndose en el héroe del partido a medida que avanzaban los minutos y las ocasiones del Arsenal. Una vez más el guardameta desplegó todo su catálogo de intervenciones, a cada cual más espectacular, para guardar su marco. Cosa que no pudo hacer con el testarazo de Alexandre Lacazette, que abrió el marcador ya en la segunda parte, tras un gran centro de Wilshere.

El Arsenal seguía perdonando la vida a los rojiblancos, u Oblak dándosela, como ustedes quieran verlo. Hasta que los Gunners sacaron su peor cara en defensa, algo que no ocurre por primera vez. Koscielny cometió un error grosero que no desaprovechó Griezmann para batir a Ospina y poner así el empate a uno. Una vez más, el Atlético optimizando sus recursos hasta límites insospechados: dos ocasiones claras en todo el partido, 80 minutos con un jugador menos, perdiendo en el Emirates Stadium…y rescatando un buen resultado.

A pesar de ello no está nada dicho y en siete días el Wanda Metropolitano dictará sentencia. El Arsenal está obligado a anotar al menos un gol si quiere tener opciones de clasificarse para la final de la Europa League. Abróchense los cinturones.