Panathinaikos 82-89 Real Madrid: Desde la defensa es posible soñar.

post

El Real Madrid se anota una trabajadísima victoria en Atenas (82-89) ante Panathinaikos y consigue empatar la eliminatoria de Cuartos de Final (1-1). Los de Laso cortan además doce victorias consecutivas del equipo griego en distintas competiciones y regresarán a Madrid con el factor cancha. El capitán Felipe Reyes jugó uno de sus mejores partidos del año y con 18 puntos lideró el triunfo blanco.

Dos días después de la paliza recibida en el mismo escenario en el choque inaugural de la serie, las tornas se cambiaron gracias a la demostración de casta de un equipo liderado por su capitán, Felipe Reyes (18 puntos), en el que también rayaron a gran altura otros jugadores como Jaycee Carrroll (17).

El dominio en el rebote (37/18) fue clave para volver a soñar con la Final Four de Belgrado, cuyo billete se jugará en el Palacio el miércoles y viernes de la próxima semana.

Al contrario que ocurrió el martes, el Panathinaikos empezó fallando sus primeros ataques y el Real Madrid, de la mano de Jeffery Taylor, respondía a las acometidas griegas y ofrecía una imagen muy distinta en la retaguardia, que se fue diluyendo con el paso de los minutos.

Antetokounmpo asfixiaba en defensa a Luka Doncic, lo que mermaba la producción ofensiva de su equipo, y un parcial de 8-0 tras varias concesiones blancas facilitó el primer tirón heleno en el marcador (15-7, min 6). De nuevo, a los de Pablo Laso les costaba un mundo ver aro, especialmente desde el perímetro, lo que no les impidió ir sumando a base de garra y dobles esfuerzos hasta terminar el primer cuarto con un panorama muy distinto al del primer partido a pesar del triple sobre la bocina de Chris Singleton (21-16).

Un 5-0 de salida culminado por un triple de Jaycee Carroll volvió a igualar la batalla a los tres minutos de la reanudación. Las defensas se imponían a los ataques en ambas zonas y los puntos llegaban con cuentagotas, muchos de ellos desde la línea de tiros libres. El dominio en el rebote (22-7 a favor del Madrid al descanso, con nueve capturas ofensivas) compensaba el preocupante 27 por ciento en tiros de dos de los de Pablo Laso en un choque sin un dominador claro que a esas alturas tenía a Felipe Reyes y Adreian Payne como hombres más acertados, con ocho puntos cada uno.

Tras varios minutos intercambiando golpes, el Panathinaikos dio otro acelerón a base de triples, lo que no amedrentó a un Real Madrid herido por la paliza recibida 48 horas antes que, a base de fe y esfuerzo, se fue a los vestuarios con vida (40-36).

Laso reconoció al descanso que, aunque sus hombres no estaban jugando un gran partido, al menos se mostraban sólidos en su juego y así siguieron en la reanudación, aunque James y Calathes amenazaban con hacer daño como en el primer partido de la serie.

Se lo impidieron un certero Carroll, que golpeó desde todas las posiciones, y un colosal Felipe Reyes, con su habitual lucha y hasta dos triples sin fallo. Ambos lideraron la reacción blanca en un excelente tercer cuarto que, gracias al acierto desde el perímetro, dominaron por 32-21. A los últimos diez minutos se llegó con la máxima ventaja visitante en el marcador del OAKA (61-68), aunque esos siete puntos se desvanecieron en tan solo 72 segundos de juego. Empezaba un nuevo partido con empate a 68.

Calathes intentó echarse el equipo a su espalda, aunque fue James quien metió el miedo en el cuerpo al conjunto blanco en los últimos instantes. Ya era tarde porque el Real Madrid siguió muy firme y se fue directo a por un partido que le permite arrebatar a los de Xavi Pascual el factor cancha. El miércoles y viernes, la batalla continuará en Madrid.

PSG 7-1 Monaco: Una paliza de campeonato.

post

El conjunto parisino goleó al Monaco por 7-1 y así logró definir la Ligue 1 con cinco jornadas para el final. Cavani, Di María, Draxler y Lo Celso vieron la red.

PSG se consagró campeón de la Ligue 1 tras golear categóricamente por 7-1 al Monaco, su escolta en la tabla de posiciones y justamente el equipo que ya no tendrá oportunidad de remontar la diferencia de 17 puntos, a falta de cinco jornadas para que acabe el campeonato.

El conjunto parisino, todavía sin Neymar, refundó sus bases con un estilo solidario y netamente ofensivo. Ante los del Principado, esto quedó más claro que nunca cuando en la primera media hora los de Unai Emery ya habían hecho cuatro goles.

Lo Celso marcó por duplicado, Di María se inventó un golazo y Cavani extendió su marca en lo más alto de la tabla de goleadores con un cabezazo perfecto.

La historia ya estaba sentenciada, pero quedó tiempo para más gritos. Primero, Monaco recorto distancias gracias a una aparición de Rony Lopes. Mientras tanto, en la segunda parte volvió a aparecer Di María para extender la ventaja, luego Falcao tuvo la mala fortuna de hacerse un gol en propia y Draxler cerró la cuenta. Así, PSG celebró un nuevo título de Liga.

Manchester United 0-1 West Bromwich Albion: El Manchester City se proclama campeón.

post

El conjunto de José Mourinho perdió en Old Trafford y así le terminó cediendo la celebración a su máximo rival, que ya le había ganado a Tottenham.

Manchester City es el nuevo campeón del fútbol inglés. Tras la derrota de Manchester United por 0-1 ante West Brom en Old Trafford, el equipo de Pep Guardiola logró por fin coronar con la gloria una temporada casi perfecta en la Premier League.

El equipo ciudadano ya había hecho su trabajo tras vencer el sábado a Tottenham por 1-3 en Wembley. Así, el domingo solo debía esperar un tropiezo de su máximo rival ante el débil West Brom, último en la tabla de posiciones. Y eso ocurrió: los de José Mourinho se quedaron cortos en su propio estadio y luego, cerca del final, West Brom los terminó vacunando con un gol de Jay Rodriguez.

Así, pese a que la celebración del City era segura y los de Mou habían logrado al menos retrasarla en el clásico de Manchester, esta vez los de rojo no tuvieron nada que hacer y así Pep y los suyos celebraron el título a cinco jornadas del final.

GP China: Ricciardo triunfa en la locura china.

post

El australiano se impuso a Bottas y Raikkonen, Verstappen arruinó la carrera de Vettel.

“La Fórmula 1 es aburrida” . Cuando alguien pronuncie esta frase cada vez más gratuita, debería posteriormente ver la carrera del domingo. Adelantamientos y, sobre todo, brutal juego de estrategias que hizo que en la mente de los aficionados hubiera hasta tres ganadores virtuales durante toda la cita. Pero ni los dos Ferrari pudieron defender su ventaja, ni Bottas pudo culminar su gran remontada. El más listo de la clase en el GP de China fue Daniel Ricciardo, que le comió la tostada a todos sorprendiendo y mostrando su enorme clase y temple con adelantamientos de gran talla para conseguir su primera victoria del año y estrenar el casillero de Red Bull en 2018 en una carrera absolutamente loca e impredecible. El australiano se aprovechó de la enorme lucidez mental del muro de Red Bull para realizar una ultima parada cuando salió el coche de seguridad en la vuelta 31 y poner la guinda con un último stint con gran ritmo en el que le quitó las pegatinas a HamiltonVettel Bottas con adelantamientos espectaculares con el mismo temple que un artista pone el broche de oro a sus obras. El australiano dio toda una clase magistral de la que deberá aprender y mucho su compañero Max Verstappen, que volvió a enloquecer y destrozó la carrera de Vettel con un toque en una acción muy temeraria del neerlandés que relegó al teutón a la octava posición. Ricciardo Verstappen fueron la cara y la cruz dentro de un mismo equipo en una carrera que demostró que la regularidad del australiano no es flor de un día y que su clase puede superar al desparpajo y talento precoz de un Max que cometió su tercer error grave de la campaña en 3 carreras.

La carrera iniciaba con una salida sorprendente de Bottas, que pasaba a un Raikkonen sin sangre. Empezó entonces el ataque de Mercedes desde el muro con una parada de Hamilton en la vuelta 19 y de Bottas en la 20 para realizar un ‘undercut’ sobre los Ferrari, que se durmieron en los laureles y entregaron el liderato de Vettel Valtteri cuando el teutón entró a boxes. Demasiado tarde, el tren del triunfo se había pasado para el germano y el finlandés de Mercedes debía ir a por Raikkonen. Las pocas opciones que le quedaban a ‘Seb’ pasaban por que Raikkonen consiguiera frenar a Bottas, pero el de Nastola se acercaba cada vez más al triunfo con otro paso más al frente, adelantando a Kimi en el momento justo, cuando ya tenía a Sebastian muy cerca. Con un espectacular adelantamiento por fuera sobre ‘Iceman’, el ex de Williams se defendió de los ataques de Vettel y logró abrir el hueco suficiente sobre el teutón beneficiándose de lo difícil que es seguir a un F1 en curvas tan rápidas como algunas de las que componen el Circuito de Shanghai. Ello impidió que el líder del Mundial lo pudiera probar en la larga recta de atrás y exhibió uno de los claros males endémicos de la actual F1, donde la carga aerodinámica del alerón delantero tiene una importancia crucial.

El pescado parecía que estaba todo vendido y que Bottas ganaría la carrera, pero a la lonja llegó un barco inesperado, el del ‘Safety Car’, y el único en aprovechar la sabrosa ‘pesca’ que éste ofrecía fue el equipo Red Bull. Verstappen ocupaba la tercera plaza y Ricciardo la quinta y con el coche de seguridad en pista cambiaron ruedas para tener un compuesto fresco que le diera un ritmo frenético al final de carrera para tratar de remontar. Los de la bebida energética usaron la cabeza para poder desplegar sus alas. Pegados ya a sus presas en la relanzada, los dos Red Bull empezaron su ataque final con un desenlace muy distinto.

Max, pecó de optimista con las gomas nuevas. Primero ante Hamilton, buscando una trazada imposible en una curva rápida en paralelo ante el inglés. A veces, hay que levantar el pie y esperar tu momento, regla que Max todavía desconoce y ello le hizo salirse de la pista y entregar su posición a Ricciardo.

Posteriormente, pese a tener un ritmo muy superior a Vettel, no supo materializarlo y de nuevo fue demasiado agresivo en la curva posterior a la recta de atrás. El germano abrió un poco la puerta y Max entró desde su casa, o incluso casa del vecino, tocando al alemán y arruinando su carrera. Trompo para ambos que dejaba en la octava posición a Vettel con el coche muy dañado en la dirección y a Max en la quinta plaza. El joven neerlandés pudo volver a adelantar a Hamilton en pista pero finalmente finalizó quinto al ser sancionado con 10 segundos de penalización por su acción con ‘Seb’.

Mientras, Ricciardo hacía todo lo contrario. Fino, inteligente, y encontrando el momento adecuado en todas sus pasadas. Daniel realizó un auténtico trabajo de orfebrería pasando antes a Hamilton, Vettel y finalmente a Bottas para alzarse con el triunfo y dejar claro que es uno de los mejores adelantadores de la parrilla, sin duda.

Real Madrid 1-3 Juventus: Cristiano Ronaldo nunca falla.

post

El ‘7’ salva al Real Madrid con un penalti en el descuento después de un partido dramático donde la Juventus acarició una remontada histórica.

Dicen que la primavera la sangre altera, y desde luego que la presente semana es buen reflejo. El lunes se despidieron Fernando Torres y Fabio Capello. El martes lo hicieron en la Champions League tanto Barcelona como Manchester City. Y este miércoles la Juventus puso el corazón en un puño a todo el madridismo. Parecía que el 0-3 en Turín con aquella majestuosa chilena había puesto siete candados a la eliminatoria, pero Mandzukic se empeñó en negarlo desde el primer minuto. Literalmente. Porque fue lo que tardó en poner el 0-1 en el marcador aprovechando un fallo en defesa y una laguna en el segundo palo.

Era el gol más tempranero que encajaban los blancos en su estadio en la historia de la competición. Y aunque entonces nadie quiso acordarse de los fantasmas de Roy Makaay, lo cierto es que el partido llevó aquel mismo guión. Con un Real Madrid errático y nervioso en casi cada jugada. Dicen que un equipo juega lo que juegan sus mediocentros, y en este caso, el equipo blanco era el reflejo de lo que hacían sus centrales. Zidane apostó por Vallejo de inicio haciéndole debutar en Europa, y el central español nunca terminó de quitarse los nervios.

Al contrario, contagió a Varane y a todos los suyos mientras la Juventus olía la sangre a kilómetros de distancia. Sólida en el centro del campo, fue armándose hasta terminar la primera parte con cada jugador midiendo 30 centímetros más por lo menos. El segundo gol de Mandzukic al borde del descanso en similares circunstancias al primero bien lo valía.

Al descanso, en el ambiente del Santiago Bernabéu flotaba la sensación de que la clasificación estaba pendiendo de un hilo con el 0-2. Zidane también lo sintió. Porque hizo un doble cambio en vestuarios para revolucionar el once: Bale y Casemiro se quedaron fuera para dar entrada a Asensio y Lucas en un 4-5-1 con el que recuperar la temperatura al partido. La Champions fue la tumba del galés. Merecida, por otra parte. Las circunstancias así lo demandaban. Sin embargo, apenas cambiaron matices en el equipo. Un poco más de control, pero la Juventus nunca se quitó el disfraz del Milan de Sacchi que estaba luciendo y los locales parecían todos fuera de su sitio sobre el césped. Cada error blanco llevaba el drama a las gradas. Y a la hora de partido, se terminó por consumar: cantada de Keylor para regalarle el gol a Matuidi.

El tercer gol. Un 0-3 en sesenta minutos en el Santiago Bernabéu. Impensable, pero cierto. Vuelta a empezar, y la Vecchia Signora con la ventaja del campo. La sangre de todos, alterada definitivamente.

Sin embargo, justo en ese momento en el que a todos les tiemblan hasta las pestañas, el Real Madrid empezó a ser el Real Madrid en el último tramo del partido. Moviendo el balón de banda a banda, castigando por su flanco izquierdo con Asensio y Marcelo, cercando cada vez más el área bianconera. Así, hasta que en el descuento, el equipo blanco encontró una fuga de escape mientras la Juventus pedía la hora. Un centro de Kroos que dejó atrás Cristiano de cabeza y que acabó con Lucas arrollado dentro del área y con Buffon expulsado por reclamar el penalti al trencilla Michael Oliver. Puede ser su despedida, el Bernabéu se lo reconoció cuando se marchaba a vestuarios con una ovación de gala. Porca miseria acabar así tu carrera, sea como fuere. Cristiano Ronaldo, el que nunca falla, marcaba desde los once metros para meter a los blancos en Semifinal.

La Juventus estaba fuera de la Champions habiendo muerto en la orilla después de tanto y tanto remar. El Real Madrid, rescatado por el de siempre cuando el agua le llegaba al cuello. Nunca una derrota se celebró más. Nunca un jugador fue tan decisivo e influyente en los éxitos de un equipo campeón.

Roma 3-0 Barcelona: Remontada imperial.

post

Los blaugranas firmaron su peor partido en años y abandonan la Champions a pesar de ganar 4-1 en la ida.

La Roma obró el gran milagro de la temporada en la UEFA Champions League y eliminó al Barcelona tras vencer por 3-0 en el Stadio Olímpico gracias a los goles de Dzeko, De Rossi y Manolas para remontar el 4-1 de la ida.

Los italianos se metieron en el partido desde muy pronto gracias a un tanto de Dzeko en los primeros compases. Di Francesco arriesgó jugando con una defensa de tres y el bosnio y Schick eran dos torres que sacaban las carencias de Piqué y Umtiti.

Lejos de despertar con el 1-0, el Barça siguió sufriendo en la primera parte y difícilmente tuvo la posesión. De hecho, Messi sólo apareció en el partido para mandar dos faltas por encima del larguero. El descanso estaba destinado a cambiar el duelo pero no para el Barcelona, sino para la Roma que dio un segundo zarpazo.

Dzeko volvió a ganar la partida a Piqué y el central tuvo que derribarlo dentro del área. De Rossi no falló desde los once metros y dejó a los culés definitivamente en shock. El 3-0 era cuestión de tiempo y acabó llegando con un remate de cabeza de Manolas a la salida de un córner en el que se anticipó a Semedo. El Barça no pudo reaccionar ni colocando a Piqué de delantero y volvió a fracasar contra todo pronóstico en la UEFA Champions League.

Manchester City 1-2 Liverpool: Salah y Firmino dejan fuera de la Champions a Guardiola.

post

El elenco red tuvo que sufrir en el primer tiempo ante los “Citizens”, pero Salah encontró el empate en la segunda parte que terminó de sellar Firmino.

El Liverpool se clasificó para la Semifinal de la Champions League tras ganarle por 1-2 como visitante al Manchester City y así liquidar la serie de cuartos a su favor tras la gran victoria por 3-0 en Anfield.

Aunque le tocó sufrir a los de Jürgen Klopp en el primer tiempo: en una de las primeras de riesgo para el City, Gabriel Jesús marcó para darle esperanzas a sus fanáticos. El resto de los primeros 45 minutos fueron todos celestes, pero no pudieron encontrar el gol que los ponía a un paso de la remontada.

 Lo peor ya había pasado para el Liverpool, que salió de vestuarios con las energías renovadas. Ya con las líneas más adelantadas, los de rojo terminarían encontrando el gol vital para su clasificación desde los pies de Mohamed Salah, tras un rebote largo de Ederson. Firmino volvía a golpear en la portería de Ederson tras una mala salida de Otamendi.

Así, el Liverpool logró aguantar la embestida celeste en el Etihad Stadium y pasa a la ronda de los cuatro mejores de la máxima competencia europea. Mientras tanto, las grandes expectativas del equipo de Pep Guardiola se evaporaron en los Cuartos de Final.

GP Bahrein: Vettel sufre para ganar a los Mercedes.

post

El germano tuvo que defender con uñas y dientes su triunfo en las últimas vueltas ante Bottas.

Vettel no podía hacer otra cosa que chillar tras pasar la línea de meta. Muy fuerte y de forma contundente. Sin articular palabra que se pudiera entender, con una fuerza igual que el mensaje que envió a Hamilton en este GP de Bahrein. Quiere volver a ser campeón del mundo y en Sakhir demostró que puede batallar con Mercedes en circuitos de motor y velocidad, y no sólo en carrera, sino también a una vuelta. Gritos de alegría, pero también fruto de la tensión y sufrimiento que pasó al volante de su SF71H. Parece que ni él se podía creer lo que había sufrido para ganar una carrera que incluso por algunos instantes parecía que podía perder de forma sorprendente. Aquello que le dio el triunfo en Melbourne Ferrari ante todo pronóstico, la estrategia, estuvo a punto de aguarle la fiesta a los de Maranello tras su doblete en clasificación. Vettel aguantó el tipo cerrando todas las puertas posibles ante un Bottas encendido y con neumático más joven al final de carrera y terminó celebrando un triunfo muy importante por delante del finlandés y de Lewis Hamilton. Segunda alegría consecutiva del año para Seb en las dos primeras citas (algo que no pasaba desde 2004), que le permite acercarse a tan sólo 2 victorias del podio de pilotos con más GP ganados en la historia de la F1 con 49, al acecho de Prost, que ocupa el tercer lugar con 51.

Ferrari se las prometía muy felices en Bahrein. Ocupaban la primera línea con Bottas tercero y Hamilton noveno. El escenario no podía ser mejor para los italianos, pero Mercedes estivo a punto de culminar su ‘vendetta’ tras la derrota moral que sufrió en Melbourne sorprendiendo con una carrera a una sola parada con sus dos coches. Antes, debían realizar una buena salida, y vaya si lo hicieron. Bottas endosó el primer golpe a los italianos adelantando a un blando Kimi en la primera curva mientras Hamilton salía como un cohete y en 5 giros ya ocupaba la sexta plaza. Lewis iba remontando posiciones fácilmente gracias a la superioridad de su Mercedes W09 y rápidamente estaba en la batalla por el podio tras alargar al máximo su parada con el neumático blandoY en ese contexto, Mercedes dio un giro a la carrera.

Bottas, en la vuelta 23, y Hamilton en la 31, colocaron neumático medio y se dirigieron a la caza de Ferrari, al que se le complicaban y mucho las cosas con el abandono de Raikkonen tras atropellar a uno de sus mecánicos en un error de equipo en su primera parada. Bottas sería segundo y Hamilton, tercero, con un gran ritmo y manteniéndose cerca a un Vettel que debía parar por el desfallecimiento de sus neumáticos pero que si lo hacía, sabía que perdía el triunfo. Le tocaba apretar los dientes y aguantar con un neumático blando que le duró nada más y nada menos que 39 giros. Vallteri entró en zona de DRS del germano en unas últimas vueltas de infarto pero el germano se hizo ancho y aguantó los ataques del de Nastola, que quería resarcirse de su error en la ‘qualy’ de Melbourne con un triunfo en un trazado que le gusta.

Bottas lo intentó en la frenada de la curva 1 en la última vuelta y Vettel tomó algo de ventaja al doblar a Fernando Alonso en el último giro para hacerse con un triunfo por el que sudó y mucho.

Real Madrid 1-1 Atletico Madrid: Europa manda en la capital.

post

Blancos y colchoneros empatan un bonito derbi marcado por los compromisos europeos de ambos equipos. Cristiano adelantó al Madrid y Griezmann empató.

El derbi madrileño abría la tarde del domingo en el Santiago Bernabéu. El Atlético de Madrid llegaba con 4 puntos de ventaja al coliseo blanco por lo que los madridistas tenían la necesidad de ganar. Pese a ello Zidane dio prioridad a la Champions y dio descanso a Modric, Casemiro, Isco y Benzema. El francés volvió a confiar en Bale, Lucas, Asensio y Kovacic en el once. Simeone por su parte dio la oportunidad a Vitolo en detrimento de Correa o Gabi (que descansaron).

De inicio se pudo ver a un Madrid dominar. El equipo blanco se hizo con la posesión y protagonizó buenas combinaciones en ataque que provocaron que el Atlético se replegase en su campo. A los 10 minutos Asensio avisó con un fuerte zurdazo al larguero. Antes, en la misma jugada, los blancos reclamaron penalti de Juanfran sobre Kroos. El dominio blanco crecía y Cristiano lo intentó de zurda desde lejos. Oblak desvió a córner. A los 26 minutos el portero esloveno volvió a parecer con una gran parada a remate de Varane.

Tras una primera media hora de asedio, los rojiblancos mejoraron y se dejaron ver en ataque. Diego Costa tuvo el 0-1 pero acabó esquinándose en un remate que Keylor salvó con otra gran intervención. Saúl disparo alto poco después para confirmar la mejoría colchonera. Pero el Madrid volvió a apretar al final del primer tiempo. Marcelo estuvo a punto de adelantar a su equipo antes del descanso pero su derechazo se estrelló contra el larguero. Lucas en el rechace enganchó un potente disparo pero Oblak se empeñó en que la primera parte acabase sin goles.

El segundo tiempo comenzó como el primero. El Madrid dominaba ante un Atlético bien replegado. Zidane cambió el dibujo, puso a Asensio en la media punta y a Bale en la banda izquierda. El galés, desde su carril, comenzó a causar estragos sobre la zaga colchonera. Lo primero que hizo fue asistir a Cristiano, que inauguró el marcador con un golazo de volea.

El gol del luso hizo reaccionar a los colchoneros que solo tardaron 4 minutos en nivelar el encuentro. Griezmann empató tras hacer una bonita pared con Vitolo. El canario se deshizo de Keylor y el francés empató a uno a puerta vacía. El tanto dejó tocado a los locales y espoleó a los colchoneros. Poco después Koke tuvo el segundo en sus botas pero Keylor respondió con una excelente parada.

Después del susto Zidane sustituyó a Cristiano para dar entrada a Benzema. Parece que estaba pactado que el portugués jugase solo 60 minutos. Simeone hizo lo mismo 10 minutos más tarde retirando a Diego Costa y dando entrada a Gabi. Modric e Isco se unieron al carrusel de cambios con el que los madridistas volvieron a volcarse en ataque. Los locales perdieron claridad en ataque y solo tuvieron opciones de llevarse los 3 puntos en el descuento. Sergio Ramos estuvo a punto de batir a Oblak con una falta directa pero el portero esloveno despejó a córner. El central remató también el saque de esquina pero el esférico se marchó rozando el travesaño.

Al final un empate que deja las cosas como estaban. El Atlético de Madrid sigue segundo con cuatro puntos de ventaja sobre los madridistas.

Augsburgo 1-4 Bayern Munich: Hexacampeones de manera consecutiva.

post

Cuando aún quedan cinco jornadas por disputar, el equipo de Münich aseguró su sexto título consecutivo y el 28° de su historia.

Bayern Münich sigue aumentando sus récords en la Bundesliga y cosechó su sexto título consecutivo cuando aún quedan cinco jornadas por disputar. Superó 1-4 a Augsburgo y le sacó 20 puntos de ventaja a Schalke.

Después del 1-2 ante Sevilla en el Sánchez Pizjuán, el equipo de Jupp Heynckes salió a disputar el encuentro con algunos suplentes. Al inicio, los locales fueron mejores y se pusieron en ventaja tras una buena jugada de Córdova, que acabó en gol en propia de Süle (18′).

Sin embargo, los bávaros encontraron la igualdad en la primera llegada, cuando Tolisso marcó de cabeza, a los 32′, y a partir de ahí todo se les hizo fácil: James definió con clase en el 38′ para hacer el 1-2 y la segunda parte fue pura fiesta.

Arjen Robben (62′) y Sandro Wagner (87′) redondearon el marcador, Frank Ribéry jugó en el día de su cumpleaños número 35 y el Bayern celebró su 28° título en el campeonato alemán, muy lejos de los 5 de Borussia Dortmund y Borussia Mönchengladbach.

En las celebraciones se pudo ver un reconocimiento especial del mítico Heynckes, quien dejará su cargo al final de temporada (todavía puede conseguir el triplete, ya que está en cuartos de Champions y semis de Copa de Alemania), para los veteranos Robben y Ribéry, muy criticados durante el corto mandato de Carlo Ancelotti.